domingo, 27 de septiembre de 2009

Lento naufragio: una plaquette de Javier Gil Martín



En el gran mundo como en una jaula
afino un instrumento peligroso.

Enrique Lihn


Hace unas semanas llegó la plaquette elaborada por Javier Gil Martín: lento naufragio, libros del escorpión azul. Vio la luz el día 23 de Julio de 2009. Es una publicación hermosa, cosida a mano y con un cuidado exquisito en cada página. Comparto algunos poemas de este lento naufragio.



Animales palabras

I

La palabra escrita

Perdóname la tristeza
de amarte en las palabras,
animales de la ausencia.

II

La palabra olvidada

Sepultada en el tiempo
una oscura palabra,
animal en letargo dispuesto a despertar.

III

La palabra susurrada

La palabra, animal silente
que roza tu lengua como yo,
con ahogada dulzura.





Últimas imágenes del naufragio del Eliseo Subiela




El temor (fragmentos)

el temor
de no encontrarme y buscándome
perderme
y no encontrarme

* * *

la clara suciedad del tránsito,
las huellas de los pies,
el sonido de los pies
haciendo huella

* * *

malparirse,
haber nacido mal
y no cambiar, no
ser otro

* * *

escribir
como se escupe al cielo

mancharse los dedos
con la tinta

* * *

no describir;
desescribir lo visto

--




Javier Gil Martín (Madrid, 1981). Licenciado en Filología española, actualmente se dedica al subtitulado y edita (junto a Víktor Gómez y Miguel Fernández) la colección de poesía “Instrucciones para abrir una caja fuerte”, http://instruccionesparaabrirunacajafuerte.blogspot.com/, los pliegos “Manuales de instrucciones” y la segunda serie de los “Cuadernos Caudales”. Coordina la sección “Versos para la muerte” de la revista de empresa Adiós desde hace más de tres años. Ha sido, también, parte del grupo poético trecetrenes y coeditor de la revista del mismo nombre. Ha publicado en alguna revista digital (Fili d’aquilone, La zorra y el cuervo...) e impresa (Sobredosis, Cuadernos del matemático...). Ha escrito los poemarios Motivos para después de la muerte y Propiedades del pájaro solitario (ambos inéditos y sin ganas ya de ver la luz) y ha publicado Seis poéticas con forma de crimen.


--

sábado, 19 de septiembre de 2009

El pez místico de Nuria Ruiz de Viñaspre- Presentación en Valencia

aquellos peces tenían la misma tristeza
que una ropa sin usar
el tacto huérfano que había
en el mar de sus peceras
su deseo en cruz

El pez místico de Nuria Ruiz de Viñaspre, editado por Olifante Ediciones, será presentado el viernes 25 de septiembre a las 19.00 hs en la Librería Primado de Valencia.

Participan: Arturo Borra, Viktor Gómez, Laura Giordani, la autora y Trinidad Ruiz Marcellán (de Olifante).



atravesamos sin sueño la nada del Mundo
llevando el ajetreo en un extremo de nuestras venas
mientras, la voz se nos va estrangulando




pecera Santorini, 1937

NUESTRAS voces son tan líquidas
suaves y alargadas
son voces que nunca chocan
contra ningún objeto
es como si fueran peces
recorriendo largos caminos bajo el agua



PECES
peces
miles de peces
cuerpos fingidos de miles de peces
peces sociables peces atípicos
peces-bigote húmedos raudos
peces injerto peces escombro
peces de danza sin vientres
quebrando cinturas
mil veces de peces
bestias fingidas nadando
en un fregadero de océano
peces
peces
miles de peces
peces espectros peces difuntos
peces oscuros peces postizos
descuartizados cuerpos
que no son más que promesas putrefactas
de amputados hombres nuevos
en el inanimado mundo
peces sin agua


HOY me levanté con el propósito
de redescubrir este cuerpo mío que tanto omito
y he visto en el fregadero de mi casa
allí, entre cuchillos con restos de comida,
flotar las alas de mi ser antiguo conjugado



Nuria Ruiz de Viñaspre (La Rioja, 1969). Reside en Madrid. Ha publicado El mar de los suicidas, Desvaríos subterráneos, El campo de tus sueños rojos, Ahora que el amor se me instala , La geometría del vientre y el Pez místico.

Su obra está incluida en el Diccionario de Autores de la Cátedra de Miguel Delibes en la antología La otra voz 1982-2005, poesía femenina y en Nueva Antología Hispanoamericana. Su último trabajo, aún inédito, es Tablas de carnicero.
Actualmente trabaja como editora de textos en el Grupo Anaya.
En 2004 ganó el XX Premio de Poesía Ciudad de Tudela (Navarra).



The haunted ocean- Max Richter

--

--

jueves, 17 de septiembre de 2009

Presentación de "Corre, corre, niño de arena", de Antonio Martínez


Viernes 18 de septiembre a las 19,30 h.,
Librería Primado
(Avda. Primado Reig, 102. Valencia)
--
Presentación del poemario Corre, corre, niño de arena
de Antonio Martínez i Ferrer.
----
La presentación estará a cargo de Enrique Falcón y Viktor Gómez
---
Las voces de trueno
llenan de espanto
las noches del niño de arena.
¿Quién provocará la risa,
si el bazar de los sueños
ha sido saqueado?


A propósito de la poética de Antonio Martínez, por Arturo Borra.

Poetizar en las condiciones del presente es una práctica imposible y necesaria a la vez. «Imposible» –en su sentido psicoanalítico- porque implica una brecha insalvable entre la búsqueda estética y aquello que finalmente se encuentra: paisajes de la desolación, extensión de una máquina devastadora que arrasa cotidianamente cientos de miles de vidas, tanto en las formas más visibles de la guerra o el genocidio, como en sus formas menos perceptibles pero no menos reales (...)«Necesaria», a su vez, en la medida misma en que esa práctica poética se auto-implique en la transformación de las condiciones del presente que la hacen “imposible”. (...) Entre su deseo de cambiar el mundo y el hallazgo decepcionante de no hacerlo se alzará una distancia estructural que, objetivamente, ninguna poética puede suprimir por sí sola. (...)En términos globales, la poética militante de Antonio Martínez es la continuación de la lucha política por otros medios, sin por ello suprimir la diferencia específica que marca una distancia con respecto a la inmediatez de aquella, por más borrosa que sea la frontera en ciertos pasajes poéticos donde irrumpe la dificultad objetiva de elaborar el horror percibido.
--
--
Extraído del blog de Arturo Borra

jueves, 10 de septiembre de 2009

El viaje, la memoria y el olvido en la maletas de Alejandra Pizarnik, Blanca Varela y Olga Orozco

El viaje y el lastre del viaje, las memorias embaladas balando un tiempo estrangulado, nosotros embalados para volver a ser tiempo en otro espacio. La vida en un atado, vino desatado luego a nuestros pies, las uvas pisadas en la euforia de los umbrales o aplastadas por la ceguera de otros.

--


Maletas de prisioneros de Auschwitz en las que escribieron sus nombres con la esperanza de recuperarlas en algún momento

--

La mirada de tres poetas sobre la travesía y esos equipajes invisibles que nos siguen como lunas orbitando planetas muertos hace tiempo. Y otras maletas terminales que quedaron encalladas en la nieve, sin llegada posible. Convertidas en humo.





Preparados para viajar



explicar con palabras de este mundo
que partió de mí un barco llevándome


Caroline de Gundorode

La mano de la enamorada del viento
acaricia la cara del ausente.
La alucinada con su «maleta de piel de pájaro»
huye de sí misma con un cuchillo en la memoria.
La que fue devorada por el espejo
entra en un cofre de cenizas
y apacigua a las bestias del olvido.


La última inocencia

Partir
en cuerpo y alma
partir.

Partir
deshacerse de las miradas
piedras opresoras
que duermen en la garganta.

He de partir
no más inercia bajo el sol
no más sangre anonadada
no más fila para morir.

He de partir
Pero arremete ¡viajera!

Alejandra Pizarnik




Nadie nos dice cómo...

Nadie nos dice cómo
voltear la cara contra la pared
y morirnos sencillamente
así como lo hicieron el gato
o el perro de la casa
o el elefante
que caminó en pos de su agonía
como quien va
a una impostergable ceremonia
batiendo orejas
al compás
del cadencioso resuello
de su trompa
sólo en el reino animal
hay ejemplares de tal
comportamiento
cambiar el paso
acercarse
y oler lo ya vivido
y dar la vuelta
sencillamente
dar la vuelta


Toda la palidez inexplicable es el recuerdo...

Toda la palidez inexplicable es el recuerdo.
travesía de muralla a muralla,
el abismo es el párpado,
allí naufraga el mundo
arrasado por una lágrima.

Blanca Varela



tren cargado con equipaje


No comiste del loto del olvido...

No comiste del loto del olvido
-el homérico privilegio de los dioses-,
porque sabías ya que quien olvida se convierte en
objeto
inanimado
-nada más que en resaca o en resto a la deriva-
al antojo del caprichoso mar de otras memorias.
Y así escarbaste un día en tu depósito de sombras
y volviste a anudar con tiernos ligamentos huesecitos
dispersos,
tejidos enamorados del sabor de la lluvia,
vísceras dulces como colmenas sobrenaturales para la
abeja reina,
dientes que fueron lobos en las estepas de la luna,
garras que fueron tigres en la profunda selva
embalsamada.
Y lo envolviste todo en ese saco de carbón constelado
que arrojaste hacia aquí, como hacia un tren en
marcha,
y que en algún lugar dejó un agujero por el que te
aspiran
y al que debes volver.


De "Cantos a Berenice" 1920- Olga Orozco



"Olvida tu equipaje"


Hallado un mensaje en una botella enterrada en Auschwitz


El texto, escrito en septiembre de 1944, recoge nombres y lugares de nacimiento de siete jóvenes polacos y franceses

Unas obras próximas al campo nazi de exterminio de Auschwitz-Birkenau (Polonia) han posibilitado el hallazgo de un mensaje manuscrito oculto en una botella, según informa la BBC.
El texto está escrito a lápiz y fechado el 9 de septiembre de 1944 y contiene los nombres, números del campo y lugares de nacimiento de siete jóvenes internos de Polonia y Francia, de los que al menos dos, sobrevivieron, señalan fuentes del museo de Auschwitz a la cadena británica.
La botella se hallaba oculta en el muro de hormigón de una escuela que los prisioneros se vieron obligados a reforzar. Los edificios de la escuela, a pocos cientos de metros del campo, fueron utilizados por los nazis como almacenes.
Un portavoz del museo asegura que los autores de la nota eran "jóvenes que intentaron dejar algún rastro de su existencia tras ellos". Sólo en Auschwitz los nazis mataron a 1,1 millones de seres humanos, la mayoría judíos y gitanos.
..
..