domingo, 26 de abril de 2009

Dos poemas de Román Porras



Hoy quiero la sed llena y las acículas;
la resina que duerme bajo el árbol.
Quiero semen de flores en el bosque
erguido en las pezuñas y las ubres.

Y sigo masticando en las turberas
pedazos de dentina con almizcle.
Con leña carbonífera y saliva
expío la memoria de los ciegos.

Luego, regresaré a mi casa muerta,
a regar con orines los derrubios
donde crezco con dientes sin encías.

Todavía soy lumbre en el estómago
y puedo persistir innumerable
repartido en los hijos de las moscas.


puede que sea el día manado antes
por antiguas esponjas de leche y agua
o saliva ancestral de aquellas fuentes
si pudiera salirme de los pájaros

de la ciudad abierta y de los árboles
llenos de muertos fósiles y larvas
o ser la piel nocturna de las aves
si pudiera adentrarme más afuera

de las gotas de vidrio tras la lluvia
o remontar los vasos lodazales
sobre lentas lombrices portadoras
si pudiera quedarme y ser estómago.

receptáculo quieto de barrigas
o boca que mastica los helechos
en casas similares a la suya
si pudiera volver a ser soluto

de su sed disolvente de sustancias
o freza torrencial de los sargazos
si pudiera ser ahora como antes
de los barcos de peces pobladores.




Román Porras

"...Siempre he sido de "ciencias" y mi aspiración hasta hace poco era llegar a ser científico. A pesar de ello nunca he llegado a perder el interés por la literatura aunque mi relación con ella podría definirse como caótica y a veces compulsiva. Por otra parte, escribir cartas o algún relato breve me permitía dar a conocer situaciones personales o ideas que nunca me hubiera atrevido a exponer en una conversación.

De los autores que recuerdo, los que más han influido en mi forma de relacionarme con el mundo, tal vez porque los encontré en mi primera adolescencia, son Pablo Neruda y Hermann Hesse. A estos siguieron otros: Alberti, Pedro Salinas, Blas de Otero, Lorca, Ramón Llull, Kafka, San Juan de la Cruz, Samuel Beckett, Saramago, ... y muchos más que de algún modo me permitían vivir mis "otras vidas" , imaginarias pero a la vez tan reales. Al mismo tiempo, los textos científicos, Darwin, Richard Dawkins, Desmond Morris, Konrad Lorenz, James Lovelok, Lynn Margulis, etc. han contribuido a formar mi visión, a veces demasiado racional, del mundo".

24 comentarios:

Jesús Ge dijo...

Maravillosa entrada, Laura. Y además bien necesaria. Que tenemos muy cerca a un poeta que se está gestando a marchas forzadas.

Me pasa con los poemas de Román que les siento todos interrelacionados. Como si todos ellos fueran fragmentos de un enorme poema, un discurso cósmico de su estar en la vida, retazos de su respirar biológico.

Lo que está claro, y últimamente coincidimos todos, es que no nos dejan indiferentes. Ni mucho menos.

Gracias Laura.
Gracias Román.

Alicia Martínez dijo...

Me sumo a la gratitud de Jesús. Román está llenando nuestro espacio de una presencia inmensa, apercibida, una presencia tan física, tan palpable. A veces, cuando le leo, cuando le escucho recitar me da la sensación no ya de escuchar, sino de tocar, de oler, de gustar su universo.

Las palabras de Román no son palabras son seres vivos, sólidos, palpitantes.

un abrazo

román dijo...

Laura, gracias por este hueco que me haces en tu blog y por esas imágenes tan elocuentes. Es un privilegio estar aquí

Jesús, Alicia, gracias a vosotros por vuestras palabras y por tantas complicidades...

Besos, roman

Arturo Borra dijo...

No conozco demasiado a Román, pero lo suficiente para intuir que detrás de su "introversión" inicial, además de un ser entrañable, se asoma también una veta poética potente, singular, marcada -como todas- por marcas vitales específicas: para el caso, la incursión en mundos ignotos para muchos de nosotros, llenos de matices, de verdes, de habitantes diminutos.
Muy hermosa entrada Laura... y un abrazo para Román.
Arturo

Silvio Bolaño Robledo dijo...

Gracias por abrir este espacio para la palabra creadora. El sonido y la furia del lenguaje poético necesitan voces amigas y oídos amigos que deseen gritarle,

Los invito a conocer el curso online de poesía del Taller de escritores
http://www.tallerdeescritores.com/curso_poesia.php

Con el dedal del roble en la palma de la mano,

Silvio Bolaño

http://www.delasselvas.blogspot.com/

Pedro Montealegre dijo...

Excelentes poemas, sí señor. Enhorabuena, Román, desde esta página.

Laura Giordani dijo...

Querido Jesús: gracias por tus percepciones -compartidas totalmente- sobre la poesía de Román. Ha sido un hallazgo en medio de tanta voz... él parece de esas personas que transitan por el mundo a media voz, susurrando, lejos de la autopromoción y el autobombo. De una humildad sanadora.

Seguiremos tus trazas.

Un abrazo fuerte para tí. Ya habrá pronto una entrada sobre tus anti-haikus a raíz del pliego y las notas del pliego de Inquietudes.


Nos vemos.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Querida Alicia:

Gracias a tí por todo lo que generas, mueves, ofreces y ayudas a que cobre vida desde el Dorado y tu entusiasmo.

Román, como le comentaba arriba a Jesús, es una presencia de una humildad sanadora, "biológica" diría yo: del que se sabe parte de un todo que le excede,poblado de vidas minúsculas e inmensas. En ese silencio, en esa escucha, su voz tiene peso y llena el espacio cuando fluye.

Te dejo un abrazo grande y gracias por todo,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Gracias a tí Román y a tu palabra y presencia. Me gusta alojar en el blog ese mundo de hierbas, orugas y peces pobladores.

Te dejo un abrazo y nos vemos en Punta, prontito.

Laura.

María Socorro Luis dijo...

Es un poeta que no conocia.
Sus poemas, en una primera lectura se me hacen un bastante crípticos... Volveré a leerlos.
Te mando un poema que he puesto en mi blog, junto con una entrada que, si tienes un poco de tiempo, me gustaría que leyeras.
y que me dieras tu opinión.


RÍO HERIDO


Hay un río tan triste
que fluye en el silencio,
hundido
en la pintura del paisaje.

Un río que está herido.
Que esconde
el corazón de luto
y no se atreve
a reflejar estrellas.

Un río
que jamás quiso ser tumba.
Que jamás quiso oír
el grito de los muertos.

Hay un río muy triste.

Un río que está herido,
en un país que amo.

Un abrazo muy fuerte.
Soco

Leonardo dijo...

Sorprendentes poemas por la fuerza de un verbo 'desatado' en busca de lo íntimo y un lenguaje original que se apropia de la forma clásica. "Si pudiera salirme de los pájaros". Como siempre excelentes descubrimientos en tu bitácora, Laura, gracias.
Un saludo

Stalker dijo...

Me ha gustado especialmente: "Si pudiera volver a ser soluto".

Aprender a disolverse, volverse poroso y dejar que el mundo nos penetre. Y nosotros en él, romper lo impenetrable de lo real, ingresar en el cauce del mundo fenoménico...

Muy interesante, Laura

Abrazos

Laura Giordani dijo...

Sí, Arturo: detrás de las trazas de Román, de esa introversión inicial, es posible reconocer un ser lleno de riqueza interior. Valioso.

Gracias por dejar tus impresiones.

Un abrazo grande.

laura.

Laura Giordani dijo...

Querido Pedro: a veces los más cercanos guardan tesoros que -justamente por la miopía que nos da a veces la cercanía- no sabemos reconocer. Los poemas de Román son espesura, bosque, vida silente o atronadora, diminuta creciendo bajo nuestros pies.

Un abrazo fuerte,

Laura.

felicitaciones por la Antología de poesía latinoamericana que he visto en tu blog. A ver si pude conseguirse por aquí.

Laura Giordani dijo...

Querida Socorro... esos versos que me has dejado ¿Hablan del río de la Plata o alguno de esos ríos a los que arrojaban los cuerpos de los desaparecidos?

Pasaré por tu blog para ver el contexto, pero esa es la impresión doliente que me ha dejado tu dolido poema.

Un abrazo fuerte y gracias.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Dices "verbo desatado" Leonardo y así lo siento yo también: hay exhuberancia, proliferación, algo incluso de selvático y henchido en la palabra de Román. Me alegra mucho que hayas podido leerle por primera vez.

Un abrazo,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Tan interesante como tu comentario poético, querido stalker. Es un gusto enorme contar con tu lectura sensible y aguda.


Te dejo un abrazo grande,

Laura.

He visto la entrada de Chantal en tu blog que pasaré a comentar prontito, déjala unos días porfa. Excelente.

Jorge Ampuero dijo...

Interesante poética. No conocía al autor. Un placer hallar tu espacio por aquí. Nos leemos.

Saludos...

Laura Giordani dijo...

Gracias Jorge. Me daré una vueltecita por tu blog para conocer también tus espacio.

Otro saludo,

Laura.

la trinchera poética dijo...

Hola Laura! Somos un par de estudiantes, estuvimos en el recital de Viveros en las escalera del museo recitando también, y queríamos "pedirte permiso" (y a Victor y Arturo también) para publicar en una entrada de nuestro blog unas frases de "Conversación con Eduardo Milán".

Muy buenos poemas de Román... una pena que no los recite más a menudo.

Un saludo!

Laura Giordani dijo...

Hola amigos de la trinchera; desde luego, tienen todo el permiso para publicar esos fragmentos en su blog. La idea -justamente- es que circulen, que puedan ser leídos y capitalizados por otros. Así que adelante.

Les dejo un saludo afectuoso y mucho ánimo!

Laura.

Anónimo dijo...

estoy con todos vosotros. besos a todos y al vergonzoso de román.

un saludo especial para los alumnos de Quique!! que aguante esa trinchera!!


lucía.

la trinchera poética dijo...

Vosotros también sois trinchera! muchas gracias por las frases y no dudéis que se difundirán, esperamos impacientes(será por la adolescencia) más encuentros, más recitales, más poesía, crítica y abismo!

lucía a ti también un gran saludo!

Laura un saludo gordo!


Trinchera.

Laura Giordani dijo...

Un abrazo fuerte amigos de la trinchera seguro que habrá nuevas oportunidades de aunar voces y abismos.

Cuánta esperanza al veros ahí...

Laura.