A caballo -una monografía de José Viñals

José Viñals
--
En Noviembre del 2007 la revista literaria Lunas Rojas dedicaba su número 15 al poeta José Viñals. Un monográfico excelente coordinado por Benito del Pliego y Andrés Fisher que cuenta con apuntes interesantes sobre la poética de Viñals y una antología final. Para leer el monográfico completo:

http://lunrojas.googlepages.com/L_Rn15dist.pdf

Comparto aquí algunos poemas de ese poemario increíble así como olvidado: Entrevista con el pájaro y otros poemas de El tunel de las metáforas. Además la reseña que para el monográfico escribe Antonio Méndez Rubio: Todos los pájaros caídos.






Él degüella…

Él degüella los ojos del potrillito nuevo de la tarde. Su gran cuchillo
de matarife vendimia la uva rubia, temprana y agria en los
racimos estelares.

Con mano oscura pliega el heliotropo de su turbia sombrilla y, con
un peso de tropel de elefantes, la quilla ahumada embiste el
cadáver flotante de la gaviota más blanda que un pañuelo.

Cae el ave fosfórica atravesada por la espadaña de los astros y
muge como un toro recién castrado en los vapores de la orina
y el lodazal amarillento de las voces bestiales acorraladas por
el sueño.

Mi cabeza, pervertida por los deseos, se humilla sin escándalo y
mi lengua, prolija como una alfombra de palacio, viene a servir
de estercolero celebratorio, de crónica asquerosa para el pájaro-
rey defenestrado de su imperial, futuro y dulce sino sobre las
frentes de diamante, cuando el día en penumbras, lleno de edades
y de ruinas, se coma lentamente su mano de langosta.
--

(de Entrevista con el pájaro)



Hay ramas de durazno en la neblina. Aunque resulta extraño, sólo el poeta
es invisible como poeta.
A. Méndez Rubio


Duraznero en flor
--


Melocotón,
también llamado
durazno.
Albaricoque,
también llamado
damasco.
También llamada
agonía.

-
Lentas las piedras
y más lentos los pájaros.
Comienza el mundo
a detenerse.
-
-
-
El sencillo
argumento
de la vida:
libando
ha muerto
el colibrí.
-
-
Son estorbo
las vísceras.
Es estorbo
la orina.
Y la sangre.
Y el alma.
-
-
-
Yo también vi
los cuervos.
No en el trigal,
en el absurdo.
-
-
-
Voy a partir.
Hazme sitio,
caballo,
en tu grupa excelente.
-
-
-
Para cruzar la noche,
el gallo inventa magias.
No puede con su insomnio:
ha visto ya la luz.

(de El túnel de las metáforas)
Todos los pájaros caídos
Antonio Méndez Rubio

Una pregunta pendiente, para José Viñals, que podría ser la primera y también ser la última, pero que en todo caso habría que hacer, sería: ¿Eran canciones, eran canciones lo que rezabas en esa sombra? Por nuestra parte, hay también que decirlo cuanto antes, no sabíamos nada de nada —salvo, quizás, que estábamos cautivos en la rabia por los otros, oprimidos por las miserias de una belleza infranqueable. Pero en esa ignorancia ya estábamos contigo, como ahora. Por eso si seguimos es haciendo preguntas: nos ayudan a reunirnos contigo. Nos puede una sensación de vergüenza.

¿Cómo empezó la costumbre de velar? No es seguro, pero la vimos en tus harapos: la salud de las grietas, el centro más vacío de todos, los letreros de entrada y salida a cada lado de las puertas, nada menos que un cuerpo con hambre entre víveres y con sed en el agua… y aunque hoy fuera tarde volveríamos contigo adonde tú prefieras, no tras de ti, contigo. A fin de cuentas, tú eres quien se aprendió de memoria el desenlace de los asesinos hasta besar los labios que no existen, y llevas ya sin fiebre, en los pliegues del cuello, la señal del amor por todo lo que perdimos.

Pero eso sí, y aunque sea en la garganta, la herencia que nos dejas por escrito, ¿quién la quiere? ¿la hemos oído en verdad casi cumplirse? Apenas si hay registro del gozo de esa noche. Se la podría pensar bajo la forma de una apertura a la vez en el suelo y en el cielo, no lejos del modo insomne con que soñaron Carroll, Lautréamont o Kafka… "Un agujero, eso." Alguien escucharía entonces a José Viñals en el paso de una estación a otra, de una ciudad a otra, ¿verdad? Y ahí colocaríamos sin quererlo el túnel del tiempo que está suspendido de un hilo que arde. Por otra parte, no habría otro sitio libre para poder ponerlo.

Con todo, en esa nocturnidad extendida y común, ¿verdad que es la escritura una forma de insolación? ¿Estás de acuerdo? Ojos afuera, pues, tenías razón: "Nada es visible, ni los exactos límites carnales, ni el sol blanco de invierno, ni
la flor del almendro y su melancolía amortiguada". Y hay además una forma de razón en que esa ceguera sea para ti una versión de la dicha, como quedaba claro en el final de las "Indicaciones": "Después reír, si queda vida". Levantar una choza con los desechos de todas las destrucciones. O una casa de tablas, como elige decir Gonzalo Rojas.

En todo caso, dalo por hecho: se nos sorprendería descalzos, en un alba entregada, a medio camino entre la oscuridad y la conciencia. En la conciencia de la oscuridad, podría también decirse, ¿no es así? Porque la oscuridad tiene conciencia, guarda memoria, pero parece claro a estas alturas que no todos han visto clara la necesidad de asumir ese reto con la certeza del aire que falta. Y menos aún lo ven ni quieren verlo los habitantes de las almenas, los Guardianes Más Propios de la Izquierda —aquellos que cumplen cerca de casi un siglo reproduciendo una noción de compromiso exclusivamente realista, voluntarista, inercial, por no decir autoritaria… Aún tienen corazón de comisario. Se enamoraron de las convenciones, del brillo de esos espejos, y aún se dedican a sepultar con su arrogancia el abandono de Vallejo, la soledad de Holan, la convicción de Larrea: que un poema entra en escena cuando un espejo se rompe. Aún se dedican a echar balones fuera.

Esa ignorancia sí que es atrevida. Tener suerte en la luz es otra cosa. Es la condena a la vulnerabilidad, como así lo atestigua el tapiz de la Madre Póstuma y el Hijo Oscuro. El joven S. Kosovel, que un día los vio caminar solos por la ciudad dormida sobre el frío, lo apuntó en su cuaderno: "he sido expulsado de entre la gente, de las casas, pero sin embargo beso mi cruz".
Desde José Viñals, en fin, la fragilidad es lo que nos convoca a campo abierto, a través de lo que Ashbery llamara la vanguardia invisible: ¿No es cierto, en esos poemas sin culpa, que más que una voz los pronuncia un aliento? ¿No es demasiado poco, para sostener una voz, ese apostar por los desplazamientos mínimos, por el elogio de las miniaturas, por el temblar de la carne aterida, consciente sin límite del efecto-mariposa? Sin voz, de hecho, todos los Obreros de la Canción Alegre, turbios, bajan esta vez de las montañas del mundo para juntarse en torno al apagarse de las luces. Su forja alumbra más allá del hierro. Madrugan. "¿Hay, acaso, maneras más sutiles de morir sin ser visto?" ¿No es irreal la mano que no tiembla? ¿No se confirma entonces el desafío poético y político que sigue oculto en su desaparición?

Es demasiado preguntar, es cierto. Sólo una cosa aún se esperaría: que se nos sorprendiera desbrozando el camino del bosque, preparándolo para un invierno nuevo. Ni con palabras nos bastaría para olvidarnos de eso. Ni mucho menos con la voz. Con aliento en cambio nos compraría cualquier capataz loco, cualquier mercenario venido a menos: es lo que se te adeuda, el final que todavía te debemos. Aliento, de una parte, como en el alentar, la confianza que mueve despacio, que ayudará a respirar, a pasar juntos la jornada de trabajo para llegar con fuerzas a las horas del baile. De otra parte, sin duda, el aliento, revuelto como un soplo, un capricho tan súbito del aire, tan imprevisto y tan sin duración que de él sólo se acuerdan, libres, los pájaros caídos.

Hay ramas de durazno en la neblina. Aunque resulta extraño, sólo el poeta es invisible como poeta.




José Viñals nació en Corralito, Córdoba, Argentina, en 1930. De padres españoles, posee la doble nacionalidad hispano-argentina. Reside en España desde 1979.
Vive en Torredonjimeno, Jaén.
Ha recibido los premios Nacional de Poesía de Villafranca del Bierzo (León, 2000) e Internacional de Poesía Jaime Gil de Biedma (Segovia, 2000).
Ha publicado las siguientes obras de poesía:
Entrevista con el Pájaro (Losada, Buenos Aires, 1968); Cortada para Dios (Losada, Buenos Aires, 1970); Poesías reunidas (Tres tomos. Contiene en versión íntegra, los poemarios Entrevista con el Pájaro, Coartada para Dios, Jaula para Juan, 72 Lecciones de ignorancia, Telón de boca, Doble concierto de laúd y fémur, Alcoholes y otras substancias; (Ayuntamiento de Jaén, 1986); Animales, amores, parajes y blasfemias (7 i mig, Valencia, 1998); El cielo (Ediciones imperdonables, Málaga, 1999); Milagro a milagro (Hiperión, Madrid 2000); Fondo de ojo (Calle del Agua, León, 2000); Transmutaciones (Visor, Madrid, 2000); Animales, amores, parajes y blasfemias seguido de El cielo (Germanía, Valencia, 2000)
-
-

21 comentarios:

J.Garés Crespo dijo...

Excelente y rompedor poeta J.Viñals. Un acierto, Laura, ayudarnos a releerlo.Tal vez nos falta perspectiva para valorarlo en lo que vale. Lástima que Méndez hable de no se sabe qué. Más que una reseña parece un brindis al sol. Bueno...
Un abrazo, Laura.

Laura Giordani dijo...

Hola José:

Creo que -como dices- nos falta perspectiva para valorar la obra de José Viñals. Lo que no hay duda, es que tiene una obra inmensa y riquísima en modulaciones. A través de esta segunda entrada dedicada a él en el blog, intento brindar esa posibilidad de lectura de este poeta - en mi opinión- no valorado lo sufuciente por la ciega maquinaria "literaria"

En lo que no acuerdo contigo es en la reseña de Antonio Méndez que encuentro no sólo de una belleza poética conmovedora, sino también en sintonía con el universo poético de Viñals. Por eso la he traído aquí.

Te dejo un abrazo y gracias por tu lectura,

Laura.

Lola Torres Bañuls dijo...

Un gran poeta, y los poemas que has incluído son de una fuerza abrumadora.

Gracias Laura por tu dedicación al blog. Es una delicia entrar aqui y explorar el surco que deja cada una de tus entradas.

Un abrazo

Leonardo dijo...

¡Cuánta literatura 'confidencial' queda por descubrir! Si no he podido entrar en el primer texto, los versos de "El túnel de las metáforas" calan hondo. Sólo queda repetirlos:
Son estorbo/las vísceras.
Es estorbo/la orina.
Y la sangre. / Y el alma.
-
Yo también vi/los cuervos.
No en el trigal, / en el absurdo.

Casi ninguna imagen y ese salto "mortal" del trigal al absurdo.

Gracias, como siempre. Un abrazo.

Arturo Borra dijo...

Fijate Laura que, contra la creencia de que el comentario es un texto parasitario -en su sentido corriente- vienen escritos como el de Antonio para desmentirlo o, al menos, para ponerlo en cuestión. A diferencia de José, yo encontré esa prosa de Antonio tan relevante e incluso más potente que los poemas que traés de José Viñals (y lo digo por la altura del comentario).
No cabe duda que J.V. es un poeta que todavía no ha sido lo suficientemente reconocido, a la luz de su tan extensa como valiosa producción poética y narrativa. Lo que es más desalentador: tampoco ésto va en camino de ser revertido, como no sea por las tentativas aisladas como ésta. Ojalá que me equivoque, pero todo señala que en esta extraña economía de los reconocimientos poéticos, quien se lleve sus créditos será uno de sus discípulos que, en términos poéticos, dista de alcanzar esta cumbre.
Como sea, el poema aquí literalmente se sacude toda rienda, deviene animalito salvaje que muta... Viñals aporta, entre otras cosas, esa dimensión indomesticable del lenguaje, que se extraña tanto.
Gracias por esos durazneros que dejás crecer en tu blog...
Un beso,
Arturo

Laura Giordani dijo...

Sí Lola: la fuerza de la voz de Viñals se siente en estos poemas seleccionados entre tantos... Si te interesa leer algo más de él puedo facilitarte los libros: Miel de Avispa, Animales, Blasfemias... y el túnel de la metáfora. Lamentablemente, Entrevista con el pájaro -que es una de las cimas de la poesía hispanoamericana del siglo pasado- no se encuentra en librerías, es una joyita casi imposible de encontrar. Espero dar con ella alguna vez...

Gracias Lola por tu compañía.

Te dejo un abrazo,

Laura.

A ver si podemos vernos el próximo sábado en Primado al mediodía, vienen a leer Marcos Canteli, Esther Ramón, Miguel Angel Curiel, Pilar González y Rafael Saravia.

Laura Giordani dijo...

Tienes razón Leonardo. Queda mucha poesía "confidencial" por descubrir. Ojalá podamos darla a conocer entre todos a través de los blogs.
Me alegra que te hayan gustado esos versos del túnel de la metáfora. Te comento que hay otra entrada antigua dedicada a Entrevista con el pájaro de Viñals y que podrás encontrar en el archivo del blog. Vale la pena leer el poema que está colgado en esa entrada.

Te dejo un abrazo fuerte,

Laura.

Lola Torres Bañuls dijo...

Querida Laura:

Gracias por tu generosidad, me encantaría leer esos libros.


En cuánto al sábado no estaría mal ir. (Necesito saber el horario más concreto). La propuesta de escuchar a estos poetas es muy interesante.

Y de encontrarnos aún me resulta más alentadora.

Un abrazo muy fuerte.

Laura Giordani dijo...

Querida Lola:

Te llevo los libros en cuanto nos veamos. Te cuento que la lectura del sábado es a las 12 hs y habrá además una presencia "sorpresa" que te encantará conocer físicamente, aunque ya la conoces del mundo de los blogs...

A ver si coordinamos,

otro abrazo,

Laura.

Lola Torres Bañuls dijo...

Ok. Me encantará ir.

Tal vez me llevo a mi hijo.

Me he metido en el monografico que has dejado relacionado y tiene qeu ser interesante. Me lo voy a leer.
Puff no tengo tiempo de leer tanto.
Desde luego os admiro como podeís hacer unas entradas tan estupendas.

Un abrazo

Lola Torres Bañuls dijo...

Laura. Estoy mirando los horarios de los trenes. Cogeré un tren a las 10:30 desde Algemesi.
La lectura es a las 12 horas de la mañana.??????

Espero respuesta.

Gracias.

Un abrazo.

Daniel Rico dijo...

Me gusto mucho este poeta del que nada sabia. Me gusta su ritmo que obliga a detenerse y leer mas lento, que es como unpaisaje que educa la mirada para que aprenda a ver la belleza.

La frase: "Aún tienen corazón de comisario..." es tremenda en su justa verdad.

Me gusto mucho tu sitio, saludos.

rosso dijo...

Gracias, Laura por mostrarme
tantas cosas desconocidas
para mí, como la personalidad
y proyección que tiene J.Viñals. Su hondo(jondo)poema(2) y
el interesante monográfico.

La entrada es fantástica
y de broche la música "bestial"
de Piazzolla(lo amo), que
hace volar el tiempo en tu
pagina, -ese trozo tuyo-
"en penumbra,lleno de edades".

Un beso.

Laura Giordani dijo...

Querida Lola:

te he enviado un correo con los detalles de la lectura del Sábado: sí es al mediodía.

Si tienes cualquier duda, coméntamela ¿vale?

Un abrazo y cuidate.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Querido Arturo: "dimensión indomesticable del lenguaje", decís y es exacto en el caso de Viñals. En algunos pasajes de Entrevista con el Pájaro me recuerda mucho a Lezama Lima con un lenguaje exuberante, nada contenido como ocurre en otras tradiciones. En cuanto al comentario de Antonio Méndez también me parece revelador respecto a la manera de poetizar de Viñals y claro, lo hace de poeta a poeta.

Gracias por tu aporte y tu lectura.

Un beso,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Hola Daniel:

Bienvenido a este espacio. Me alegra mucho que hayas podido descubrir aquí a José Viñals que además es argentino que vive en España. Pasaré por tu blog a dar una vueltita.

Un saludo y gracias,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Hola Rosso: también disfruto mucho cada vez que entro a tu sitio: cuadromega, por la conjunción exquisita de imágenes y textos. Qué alegría me da poder dar a conocer a un poeta como José Viñals. Compartimos entonces amor por la música de Piazzolla, qué emocionante me resulta Oblivion o Adiós Nonino (dedicado a su padre) y que puedes escuchar aquí como primer y segundo tema.

Gracias por tu paso y tu atención,

Un abrazo.

Laura.

Carlos dijo...

Estimada Laura, esta noche de azar, en el cual creo mucho, digo así por que jugando con la ruleta de Internet, al estar revisando en mi blog mi perfil, hice clic en la película ‘’el rayo verde’’ y entre otros me llevó a tu pagina, sorpresa, me atrajo todo lo que llevas ahí, descubro poetas como José Viñal, versos que saltan ante mi
‘Para cruzar la noche,
el gallo inventa magias.
No puede con su insomnio:
ha visto ya la luz.”
Gozo leyendo a Olga Orozco, y eriza mi alma la música de Richter, para luego desesperar leyendo a Chantal Maillard, desconocida para mi.-
Luego di un paseo por tus versos, dibujos y admiro el trabajo, paciente, que has hecho .-
Gracias , un beso desde San Luis , Argentina

Carlos

Laura Giordani dijo...

Hola Carlos:

Curioso azar el que nos lleva por estos hilos virtuales. Me alegra que ese azar te haya llevado a encallar aquí y que te hayas sentido bien explorando el blog. La película El rayo verde me encantó y hace poquito pude volver a verla comprobando que no había perdido para mí esa frescura inicial, eso que me conmovió la primera vez que la ví. Los versos de Viñals que has elegido son preciosos... me dispara mucho esa imagen del gallo cruzando la noche a fueza de invenciones de magias. Fijate si podés conseguirte en Argentina (aunque entiendo que es muy difícil el libro Entrevista con el pájaro, te va a gustar.

Bueno Carlos, bienvenido seas por aquí y ya te haré una visita a tu blog.

Un saludo afectuoso,

Laura.

Viktor Gómez dijo...

José Viñals, que ahora crece como el viento levantado en tardes de agosto y arrastra tras unas nubes de arena la mirada hacia un cielo líquido e inabarcable nos deja una poesía, una escritura perdurable y necesaria de reabsorver, de respirar, de compartir.

Me sumo a la hecatombe de seguidores de Viñals y admiradores de tu valiosa manera de acoger y ser en la blogosfera, donde se expone arte, pensamiento, belleza, sensibilidad y calidad sin otro afán que darle al mundo espacios de libertad y crecimiento comunitario.

Un beset

Víktor

Laura Giordani dijo...

Querido Víktor: precioso homenaje respirando poesía. Quédemonos pues en medio de ese viento de Agosto para que la arena de las desapariciones nos golpee los ojos.

Un fuerte abrazo.

Laura.