jueves, 8 de agosto de 2013

Por donde los huéspedes invisibles entran y salen: cinco poemas de Sandra Cornejo:


“La utilidad de la poesía está en recordarnos
que es difícil seguir siendo la misma persona,
porque nuestra casa está abierta, su puerta, sin llave,
y los huéspedes invisibles salen y entran”.

Czeslaw Milosz








Nos unía la presencia
de las casas apartadas
el umbral de la obra
el margen previsible para fundar
un mundo
montaje articulado por lugares fugaces
por túneles
y tubos encastrados

Al irnos
cambiaban los nombres
los puentes provisorios
el desvío
y había una sensación
de paisaje quebrado
que
unía

Falta la construcción de un mundo
dijiste
hablabas de un poema,
el poema de un mundo
sin márgenes de tiempo
sin obraje,
rama expuesta a ras de la creciente

Y giraron los nombres
que tocaste
y los puentes provisorios
volvieron
a fundarse





Cruza sin saber
qué habrá
Vuelve a contarse
en la lengua hostil
de las estaciones secas

La palabra agua daña, piensa, daña visceralmente
No es agüita,
es agua en estado de sequía:
Es palabra

Corazón
sin engranaje
funcionando a recuerdo

Cruza
Masculla una amenaza
Memoriza miniaturas:
un ojo, un hombro
el húmedo toque de la greda

Habría que caer?
Habría que romperse en la palabra?


Intrincada geografía
de cosas y palabras
Cornisa
Camino
Agua

Cruza
posible como una aparición
un templo
hilito de luz,
umbral

Del libro "Sin suelo", (Ediciones Vox, 2001),




Bosque de sándalo Marayoor en India



Cuando regresa

Cuando regresa
regresa la textura
y sobreabunda

adquiere sonoridad
el cuenco,
ancla
tornasolado de playas donde darse.

La mitad de la vida
traza un surco

cuando regresa

la turbada criatura se pliega
arropada
como el sándalo en su bosque*.


“Ninguna otra especie de árbol crece en medio de los árboles de sándalo”. 
Sodoka



Memoria pantano

Articulada por una carcasa
sin músculos
la del frontal masacrado
rumorea sin quicio
olfatea
hojas que no pertenecen
a este ciclo:
las del saúco
las del serbal

íntegros olores
en su memoria pantano

íntegros ardores
no de aquí.


Ahora

Ahora
que nuestras presencias transitan
descalzas, inermes, casi libres
lo que no es un sendero 

no sentimos miedo. 

Miedo era presuponer qué ocurriría.

Del libro "Partes del mundo" (Alción Editora, 2005)


Sandra Cornejo, fotografía de Estela Fares


Sandra Cornejo. (La Plata, 1962). Lic. en Periodismo y Comunicación Social por la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Trabaja en diversos ámbitos en comunicación institucional y gestión cultural. Luego de obtener la diplomatura en el Posgrado de Lectura, Escritura y Educación (FLACSO) realiza talleres de literatura en Contextos de Encierro. Publicó Borradores (Cuadernos de Sudestada, 1989), Ildikó (Último Reino, 1998), Sin suelo (Ediciones Vox, 2001), Partes del mundo (Alción Editora, 2005) y Todo lo perdido reaparece (Cuadernos orquestados, colección de poesía dirigida por Abel Robino, Cuadrícula Ediciones, 2012). Poemas suyos han sido incluidos en las antologías Poetas argentinas (1961-1980) (Ediciones del Dock, 2007), Antología de poetas argentinos II (Free Verse Website, Irlanda, 2009) y El verso toma la palabra, selección de 33 poetas argentinos (Homoscriptum y la Universidad Autónoma de Nuevo León, México, 2010), entre otras. Actualmente forma parte del “Programa Cultura en la Escuela” de la DGCyE de la provincia de BsAs.

Edita el sitio web: www.tuertorey.com.ar

4 comentarios:

Darío dijo...

Es impresionante este lenguaje sutil, la manera de abismarse en los intersticios de la existencia, como una enredadera. Un abrazo.

Laura Giordani dijo...

Muchas gracias por tu visita, Darío. Un gusto. Así también percibo esta poesía: con vocación de grieta y de asomarse a esos intersticios que mencionas. Me alegra que te haya gustado. Puedes seguir a la autora a través de su excelente sitio: Tuerto Rey. Un abrazo!

esteban dijo...

Me ha hecho pensar tu entrada, todo un placer para mis sentidos.
Gracias.

Laura Giordani dijo...

Me alegra que así sea Esteban, bienvenido a este espacio. Y te recomiendo la lectura de la poesía de Sandra Cornejo, así como el trabajo que realiza en su estupenda página: Tuerto Rey

http://www.tuertorey.com.ar/

Un cordial saludo!