miércoles, 17 de marzo de 2010

La compasiva naturaleza de lo inútil: Quique Falcón y Víktor Gómez para el programa de radio A golpe de luna

Comparto un audio con el diálogo que mantuvieron Quique Falcón y Víktor Gómez para el programa de radio A golpe de luna, emitido en radio Luz y Klara. También van los tres poemas que se pueden escuchar en esta entrevista de dos de los tres poemarios (Huérfanos aún, Los Barrios invisibles y Perfeccione lo inútil a lo inútil) que forman la trilogía En un tiempo de gran orfandad

--

A Eva Fernández

Por la precisión
Supe que el tiro
Vino de dentro


Del poemario "Huérfanos aún", libro primero, "El enemigo (Historia dél)"

----



No será por vocación de distancia
si la inquietud cava subterráneos
y las vallas no detienen el pulso
“Genealogía de las vallas, 1999” de Arturo Borra

-

A Arturo Borra

Horadando, con las uñas.
Orando, con las uñas.
Ando, con las uñas.
O con las uñas
o sigo encerrado en la miseria.

Tarde supe por qué
los poetas no tienen
manos
sino uñas,
no tienen ojos,
sino uñas,
no tienen palabras
sino uñas
que escarban bajo las vallas
para que otros pasen
al otro lado de la miseria.


Del poemario "Huérfanos aún"



Divagación en agosto


Hemos negado la simpleza pero ¿qué es, al fin, la ceniza?.

Y si la ceniza pide su ahora, ¿para qué tanta espada y tanto
miedo, para qué tanta fuerza y tanto robo?.

Vuelva el corazón a la compasiva naturaleza de lo inútil.
Y resista el puño hasta abrirse,
hasta ser la palma donde coman los pájaros extraviados
de agosto.


Del poemario "Perfecione lo inútil a lo inútil"

En este enlace:

http://www.goear.com/listen/62cc828/diã¡logo-quique-falcã³n-y-viktor-gã³mez-

--

--

19 comentarios:

Pulgarcito soñador dijo...

No puedo decir otra cosa más que conmovedor...la imagen, la música, la palabra, la palabra hecha poema...la orfandad que astilla en la garganta de los que no la sufrimos pero podemos percibirla. Beso

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Laura, me ha gustado mucho.

Ana María Espinosa dijo...

Hola Laura:
Como el buen vino, el caldo, excelente y tu etiquetado, con esa imagen, prometen una buena cosecha, lo que será un libro coherente y doliente. La viña, la uva que Víktor ha ido y va, tratando y mimando durante estos últimos años.

Arturo Borra dijo...

Qué bueno Laura que compartas esta entrevista de Víktor con Quique… (de hecho, también la agregué en mi blog). Marca muy bien un posicionamiento tanto estético como político que no apuesta sólo por la belleza formal sino también por la reivindicación de una demanda de justicia, más allá de los maniqueísmos fáciles. Porque ¿cómo sustraerse de esa demanda, cuando por todas partes prolifera un daño evitable, humanamente provocado?
No basta la identificación de los antagonismos -tanto internos como externos-, sino que ese aún -por el que la pregunta qué hacer cobra todo su sentido- resulta necesario para luchar por otras posibilidades (inciertas sólo hasta cierto punto). No sé si esa orfandad alguna vez tendrá su tiempo de clausura; aún así, ¿cómo vivir sin esa promesa que ya no puede darse el lujo de esperar?
En cualquier caso, la entrada es preciosa y esos poemas un colofón a una entrevista que tiene muchas aristas para seguir.
Gracias y un beso,
Arturo

Laura Giordani dijo...

Esa orfandad que no sufrimos -en la medida en que la sufren millones, pero podemos sentir en un movimiento de descentramiento- es la que constituye el núcleo de la poesía de Víktor. Me gusta mucho cómo lo has expresado:

"la orfandad que astilla en la garganta de los que no la sufrimos pero podemos percibirla"

Ojalá no perdamos ni se nos necrose esa capacidad de los tejidos de sentir el dolor de los otros.

Muchas gracias por tu comentario y un abrazo,

Laura.

Laura Giordani dijo...

La agradecida soy yo por tu compañía, José. Me alegra que te haya gustado.

Un abrazo fuerte,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Querida Ana:

Creo que estos poemas que Víktor ha ido cuidando y añejando desde lo más entrañable, verán la luz con toda la sustancia del fruto que supo hacerse esperar, esperar su estación. Ese tiempo de reposo, de maridaje con la madera y el silencio, de someterse al ejercicio de la oscuridad, es o debería ser, la prueba de fuego de cualquier poemario.

Me alegra volver a leerte Ana y espero que todo te vaya muy bien.

Te dejo muchos cariños,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Querido Arturo:

El diálogo que mantienen Víktor y Quique interroga esa cuestión punzante: para qué escribir en medio de un mundo que sangra por todas las orillas, qué puede hacer la palabra ante tanta orfandad y sobre todo ¿Tiene la muerte la última palabra? Una poesía acorazada en el dolor personal, privado, en las profundidades del propio ombligo o comprometida simplemente con ciertas apuestas formales ¿qué sentido tendría? Quizás no más que el que tiene la orquesta que sigue tocando mientras el Titanic se hunde.
De esos poemas que están presentes en la entrevista, me quedo especialmente con los últimos versos de Divagación en Agosto:

Y resista el puño hasta abrirse,
hasta ser la palma donde coman los pájaros extraviados
de agosto.


El puño apretado que resiste hasta rendirse al otro, hasta la apertura sin reservas.

Gracias por tu comentario.

Un beso.

Laura.

nuria dijo...

viktor es certero como certera es la flecha del cazador experimentado. A veces viaja en su punta veneno que mata, como la verdad más cruda, otras tantas lleva en su punta bálsamo que salva

abrazos atrasados y sinceros laura, espero que todo esté bien en la escuadra de tu vida

leonardo dijo...

Nunca he estado muy seguro de la "utilidad" de la poesía frente al mundo, pero sé que es imprescindible. Y más cada día, esta inutilidad que nos humaniza. Como lo dice Víktor Gómez es también una cuestión de ética, y de mantenernos alerta, como bien lo dices, evitar la necrosis de esos tejidos. Pero, claro, la poesía debe también ser exigente consigo misma y poemas como estos de Víktor Gómez nos muestran que por ahí es el camino, hasta abrir el puño.
Gracias por seguir difundiendo por encima de vallas y fronteras.
Saludos

Anacanta dijo...

Como efecto mariposa
surge y arrebata
el bies de lo inútil,
porque no lo define
su importancia
sino su belleza.

Laura Giordani dijo...

Querida Nuria:

un gusto leerte y saber de vos (ahora que escribo "vos", me doy cuenta que sólo voseo cuando siento muy familiares a las personas) La tormenta va pasanso y de a poquito, todo va volviendo a su cauce. El pecho de Víktor es ancho como patio y su palabra, como decís- a veces incisiva y otras bálsamo.

Espero que te encuentrs muy bien, amiga.

Un fuerte abrazo,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Querido Leonardo:

La poesía de Víktor tiene ese don de recordarnos nuestra orfandad esencial. Acabo de leer un ensayo de Milán llamado "Estoy hablando" en el que cuenta que una vez le dijeron que "No hay edad para ser huérfanos".

La utilidad de la poesía... no sé si al momento de escribir un poema muchos se interroguen sobre una futura utilidad, aunque desde luego, ya es útil para quien lo escribe. En esta línea de reflexión sobre lo imprevisible que puede resultar el destino de un poema una vez lo hemos abandonado, dice también Eduardo Milán:

“He visto poemas salvar vidas / sin que lo supieran / ni los poemas / ni las vidas.”

Bueno Leonardo, agradecer tu visita y tu mirada siempre valiosa.

Un abrazo grande,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Anacanta:

Muy bella tu reflexión poética. Gracias por dejar esta huella.

Un saludo afectuoso,

Laura.

Anónimo dijo...

"Todos los niños, alguna vez, y cogidos de la mano, van a los bosques a quedarse huérfanos"

Djuna Barnes

Laura Giordani dijo...

Preciosa cita de Djuna Barnes, anónimo.

Gracias por compartirla.

Un saludo,

Laura.

Jorge Ampuero dijo...

Metáforas certeras que revelan un testimonio de vida.

Saludos...

Laura Giordani dijo...

Muchas gracias por tu oído atento y tu visita, Jorge.

Un saludo,

Laura.

Candidatos concejo dijo...

Versos conmovedores, versos fuertes, versos vividos, versos con lagrimas, pero versos reales, versos que el viento no se lleva pero que esperamos que tristeza salga a volar.