sábado, 13 de febrero de 2010

El corazón

Instalación de Joseph Beuys

En cada pecho hay un sol sepultado
con su pulsación clandestina
su madriguera de temblores
y una confesión de sobrevida
en los labios

En cada pecho una rotura
un hueco
para alojar la verdad
que no soportarían los ojos:
el aleteo de un pájaro lacerado sostiene el mundo

--

Laura Giordani

--

--

Para Mariel, que envía trineos de emergencia para transitar veloz el dolor y almendros florecidos como talismanes en el transito.

--

--

50 comentarios:

Pulgarcito soñador dijo...

En todos lados está esta Mariel, por qué será?
Pero que preciosa imagen la del hueco del pecho alojando verdades imposibles para los ojos. Belleza, que le dicen.

Eli dijo...

Tus letras de molde, me "vencen de racimos".

Un fuerte abrazo amiga.

Stalker dijo...

Hermoso y conmovedor como pocas cosas. En estos días, y siempre, abrazos, Laura...

PÁJARO DE CHINA dijo...

En el trineo parece caber una sola persona. Sin embargo estoy ahí, sentada, a tu lado. Parece rarísimo que, en el desierto de nieve, veamos el almendro florecido. Pero ahí está. Inclinado ante la hermosura sobrecogedora e imbatible de tus palabras (se pueden tocar ...).

Isabel Martínez dijo...

Hay vuelos que dejan estelas de belleza a su paso.
Mi doble felicitación, para ti, Laura, y para Mariel.

caleteador dijo...

En cada pecho... un sol sepultado en una rotura,
pulsación clandestina... en un hueco,
madriguera de temblores ...para alojar la verdad,
confesión de sobrevida... que no soportan los ojos,
en los labios el aleteo...soporta el mundo.

Funciona!!!
(porque es verdad)

Un saludo.

-Jose-

Jesús Ge dijo...

Hermosísimo y vibrante poema, Laura.

un abrazo.

Lola Torres Bañuls dijo...

Hermoso poema dedicado a una mujer bella, escrito por una poeta también bella. En ese hueco esta el corazón donde anidan todas las palabras.

Un abrazo a las dos.

tatiana dijo...

Hola¡
Permiteme presentarme soy tatiana administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
tajuancha@gmail.com
Exitos con tu página.
Un beso
tatiana.

rosso dijo...

A veces las palabras soportan
una carga tan grande, que
parece que vayan a quebrarse.
Pero tú siempre lo evitas.

Laura Giordani dijo...

Hola Pulgarcito:

No es casual: Mariel está presente aquí y en tantos otros espacios que reconocen su luz. Esa luz puede colarse por el hueco del pecho, aún a la distancia y estremecer esas verdades alojadas allí. La imagen de la instalación que acompaña este poema puedes encontrarla en el Pájaro de China, en el lateral del blog. Allí está Mariel, agachada junto a este trineo de Joseph Boeuys, artista que he conocido gracias a ella. En algún correo que intercambiamos, Mariel me envíó esa imagen y escribió:

"La foto en el pajarito es la de un trineo de Beuys, sí. Es su kit de supervivencia. Un trineo en el que unas cuerdas desgastadas sujetan una linterna, una lata con grasa y una manta de fieltro. Algo que nos ilumine, algo que nos alimente, algo que nos abrigue".

Indispensable para cualquier pasaje complicado.

Gracias por tu lectura y un abrazo,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Gracias Eli por la lectura y tu compañía. Si la poesía no nos vence sólo es una gimnástica verbalmás o menos lograda. Ese factor x, extraño, enigmático, es el que más me interesa de esta ecuación.

Un abrazo agradecido,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Querido Antonio: a veces las respuestas -aún en su brevedad- transmiten mucho más de lo que está escrito. Entre líneas siento tu aliento y solidaridad invisibles.

En estos momentos de tránsito delicado, un abrazo abastecido para la supervivencia.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Querida Mariel: claro que sí. El trineo no es mono-plaza y en él pueden caber un racimo de corazones necesitados. Pocas cosas me han reconfortado tanto como la imagen de este trineo y la de ese almendro-talismán de Van Gogh. Son ya parte de mis talismanes más íntimos... en ese kit hay algunas otros objetos e imágenes que han sido puntas de cuerda en el naufragio.

Gracias por estar ahí, Mariel.

Un abrazo bien fuerte,

Laura,

Laura Giordani dijo...

Querida Isabel:

Esas estelas de las que hablas, las vamos dejando entre todos, en comunidad. Y eso es lo milagroso.

Gracias por dejar tu estela y un abrazo.

Laura.

Leonardo dijo...

Apenas empecé a leer me dije que esta voz la conocía, y así lo comprobé cuando apareció en la pantalla tu nombre, Laura. Esa atención extrema que portas a lo que llevamos por dentro o por debajo o por allá no sé dónde y que late como un sol y que es oquedad al mismo tiempo, y que se parece a un nido, ese leitmotif de tu poesía. Tus imágenes cinceladas en la materia. La delicadeza que se desprende de tus versos y que parece envolvernos en su manto para susurrarnos algo esencial al oído. Tu voz inconfundible.
Un abrazo y buenas ondas,
leonardo

Laura Giordani dijo...

Hola Caleteador:

Caramba... has pasado mi poema por la batidora, me hace sonreir el descolocamiento de los versos. Si sigue funcionando con semejante descoyuntura,de eso no estoy tan segura a nivel de ritmo; pero las ideas siguen en pie.

Gracias por tu lectura y por haber ingresado así al poema.

Un saludo,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Otro abrazo, Jesús. Y gracias.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Querida Lola:

Desde ese hueco del corazón también te envío un abrazo grande y agradezco tu compañía.

Mariel sí que es bella, por dentro y por fuera (si fuese posible aplicar esa distinción algo aberrante a cualquier ser.

Hasta prontito,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Hola Tatiana:

No hay problema en que enlaces mi blog al tuyo. Lo he visitado y he visto que es una pagina dedicada al deporte... no sé en qué medida tus visitantes tendrán interés en pasar por aquí o se sentirán interpelados por los contenidos de esteblog, pero son bienvenidos.

Un saludo y gracias por tus buenos deseos,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Querido Rosso:

esas palabras soportando un peso tan enorme que parecen a punto de quebrarse son las unicas que -a mi entender- pueden darle, en su fragilidad suprema- fortaleza al poema.

Gracias por tu sensibilidad y tu compañía.

Un abrazo,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Querido Leonardo:

No sé que decir ante tu comentario, sólo callar y dar gracias. También quiero agradecer tu interés y compañía en este momento delicado.

Te dejo un abrazo fuerte,

Laura.

Federico Espinosa dijo...

El mundo sostenido por el aleteo de un ave lacerada, es como si el ave fuera el debil corazon del titan que sostiene el mundo.
Saludos Laura

Arturo Borra dijo...

Laura, mucha suavidad, pero también mucha sensibilidad de pulso tiene que haber detrás de una escritura que no fracasa en este paso por uno de los “símbolos” más típicos de la literatura moderna (no sólo romántica). Quizás lo mejor sea su capacidad de desimbolizar, de volver sobre la materialidad de un órgano frágil, de mirarlo con otros ojos, y ayudarnos a sentir otra vez toda la extrañeza en lo que presumimos de más familiar.
Aquí el «corazón», alojo de aquello que no somos capaces de mirar –la verdad que no toleramos- es también verdad de la rotura, de la pulsación clandestina, de la herida que tantas fábulas tapan.
Belleza condensada, y un trineo que arrastramos para que la vida sea (aunque se trate de una “lección de sobrevida/ en los labios”).

Un beso,
Arturo

fauno dijo...

En cada pecho una sutura
un cordel
que acude al esqueleto
que tiembla nuevamente.

Jorge Ampuero dijo...

En cada pecho laten siempre los silencios de algo más.
Certero poema.

Saludos...

Portinari dijo...

El trineo rasga la nieve como si no hiciera más que moverse.
El poemna, es esencialmente precioso, vibrante, en la oscuridad intensa de la negación.

Genial, Laura.

Anacanta dijo...

Se puede guardar
el corazón en una fábula,
protegerlo así con los tejados
de un cobijo ficticio
cuando sabes que el dolor
como la verdad
es implacable y te encuentra
allá donde escondas
la sombra de su latido.

No se me ha ocurrido otra cosa para comentar tu poema.
Un saludo.

Laura Giordani dijo...

Hombre de arena:

Siempre agradezco tu lectura huella aquí. En el último tiempo ando bastante complicada con los tiempos, así que mi participación en otros blogs es muy escasa; pero hace algunas semanas entré a tu blog y estuve leyendo tus poemas.

Te dejo un abrazo,

Laura,

Laura Giordani dijo...

Querido Arturo:

Creo que estás dando con una clave en el sentido de que el corazón es uno de los temas más poetizados y cargados de tópicos sentimentales... urna de todo tipo de emociones. Traté de aproximarme de una manera más sensible, más fìsica, aunque haya metaforización. El trineo de Beuys, regalo de Mariel, es el vehículo para la sutura. Mirar con otros ojos, decís. Mirar con extrañeza aún todo eso ante lo que nuestra sensibilidad se ha necrosado por el roce continuo.

En este momento estoy leyendo "La soñadora materia" de Ponge y este espíritu de arrojar otra luz sobre lo cotidiano está presente en la propuesta de Ponge. Reencantar el mundo, pero no en el sentido de la fábula, sino en el sentido del niño y su asombro. La poesía tiene esa posibilidad de levantar la materia del féretro de la naturalización y la inercia.

Gracias por tu comentario.

Otro beso,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Hola Fauno:

Lo he dicho en alguna otra entrada; ne encantan las respuestas en poesía. Que el poema suscite otros versos, que anime a escribir aunque sea un par de versos.

Me acojo a ese cordel que has tendido entre el pecho y la estructura más densa, nuestro soporte -aún con todas sus fragilidades.

Un saludo y gracias por pasarte.

Laura.

Laura Giordani dijo...

En cada pecho siempre laten esos silencios que velan y revelan. En nuestro pecho está instalado el enigma, esa es la cuestión, Jorge. Y en cada célula, en cada átomo, está pulsando sin que nos demos mucha cuenta en el aturdimiento de tanto ruido.

Gracias por tu comentario.

Un cálido saludo,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Querida Portinari:

Ahora que sé tu nombre por obra y gracia de facebook, he estado a punto de escribirlo en mi respuesta. Sabes que te valoro mucho como lectora y me alegra que el poema te haya llegado. Ya iremos teniendo más contacto a través de estas líneas virtuales.

Gracias, amiga.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Anacanta:

Te respondo lo mismo que a Fauno respecto a que me gustan las respuestas en clave poética. Ese efecto dominó de un poema me interesa mucho, que pueda encontrar resonancias a su paso que - a su vez- puedan seguir gestando otras modulaciones. Escuché hace poquito a Raúl Quinto en el programa Sopa de Poetes hablando de ese efecto dominó.
El dolor nos encuentra siempre. La dicha, no tanto. Lamentablemente estamos más programados para recibir el dolor que para reconocer y agradecer todo lo bueno que nos pasa y nos rodea. Ese ninguneo de lo próximo es una tragedia y creo que aquí la poesía, el arte en general, puede ayudar a sacudirnos el polvo de los párpados.

Otro saludo y gracias,

Laura,

Anónimo dijo...

Vaya poemazo. Cojonudo.

Kalamidad

Laura Giordani dijo...

Gracias, calamidad con k :-)

Un saludo,

Laura.

Javier Trettel Buteler dijo...

No quiero ser vanidoso ni hacer "el show". No quiero mostrarme al desnudo para pegarle un grito a la atención....pero hacía mucho no te leía y tenés algo, profundo, oculto pero facil de encontrar. Una cosa,una materia, un polvo que se hace magia en letras y se clava en cada fibra de cualquier ser viviente.
Seguiré pasando. España es hermosa.

Laura Giordani dijo...

Hola Javier:

Me alegra que estés ya en España y que te guste. También me alegra recibir tu visita en el blog y contar con tu lectura.

Cuidate mucho y un abrazo,

Laura.

Te respondo por facebook tu otro mensaje.

Arruillo dijo...

Felicidades por todo lo que rodea a este sitio tan bien cuidado, y en especial por recurrir a las aves como transmisoras de poesía.
Un beso

Laura Giordani dijo...

Gracias Aruillo por tu presencia y -sobre todo, por tu amor a los pájaros y a la naturaleza.

Te dejo un abrazo y a ver si puedo recobrar algo de tiempo para corresponder las visitas.

Laura.

Yaiza Martínez dijo...

Me gusta mucho tu poema, querida Laura. Se parece a un pájaro, contiene su misma fragilidad y su misma verdad. Además, canta. Creo que es ahí donde funcionan los poemas, en ese espejo entre estructura, contenido y ritmo. Donde unos niveles y otros se reflejan. Enhorabuena! Te mando un abrazo muy grande, Yaiza

rubén m. dijo...

Intenso, justo y hermoso poema. El mundo sostenido por la herida y la compasión, en un precario pero vivo equilibrio... Conmueve de veras.

Un abrazo

Petalos de rosas dijo...

Tu blog es el mas hermoso que vi hasta ahora

Laura Giordani dijo...

Querida Yaiza:

Valoro mucho tus impresiones en poesía y ya sabes que me hubiese encantado acompañarte el pasado Viernes en Valencia. Ese trineo con el que acompañé este poema, no es un capricho estético, de verdad. ¿Qué tal salió todo?

Me interesa mucho eso que comentas sobre el funcionamiento de los poemas en un juego entre estructura, contenido y ritmo... en una estructura especular,

Gracias por tu parada aquí y un abrazo bien fuerte,
Laura

Laura Giordani dijo...

Al igual que le he comentado a Yaiza, valoro tu criterio en poesía, querido Rubén, y agradezco tu comentario. Espero, de corazón, que las dificultades vayan amainando para tí.
Mientras tanto, te presto ese trineo de Beuys que me arrimó Mariel para que puedas transitar veloz el tiempo blanco de la herida.

Un abrazo
Laura.

Laura Giordani dijo...

Gracias y cuando quieras, esta es tu casa tambièn.

Un saludo,

Laura.

Jannet Weeber dijo...

Caí aquí por casualidad, aunque no crea en ella, y el descubrimiento ha sido maravilloso.Este poema-aleteo tan delicado y a la vez tan fuerte se ha posado en mi hueco para sostenerme.
También tengo un blog de poesía y te he agregado, si no te molesta.. Cuando quieras puedes pasar por alli.
Un abrazo,
Jannet

Jannet Weeber dijo...

Por cierto, me gustaría publicarte en mi blog, si me lo permites.
Mas abrazos,
Jannet

Laura Giordani dijo...

Bienvenida Jannet y gracias por tus impresiones y tu entusiasmo. Claro que puedes agregarme en tu blog de poesía... ando escasa de tiempo, pero intentaré acercarme a tu casita poética en cuanto me sea posible.

Un abrazo,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Jannet:

Se me olvisó responder a tu pregunta en mi anterior comentario. Puedes publicarme en tu blog, ningún problema. Gracias.

Otro abrazo,

Laura