martes, 16 de junio de 2009

Enrique Falcón entrevista a Arturo Borra para el programa A Golpe de Luna- La reinvención del mundo

Arturo Borra


Comparto el archivo sonoro de la entrevista que Enrique Falcón realizó a Arturo Borra para el programa A Golpe de Luna, emitido el 12 de Junio de 2009. por radio Klara y radio Luz





Este es el enlace que he subido a goear donde se encuentra localizado el audio para quienes deseen accederlo desde allí o guardar.


http://www.goear.com/listen/cea563d/Enrique-Falcón-entrevista-a-Arturo-Borra-Arturo-Borra

"Pero hay una risa de pibe que mira detrás de los cristales y esa risa que no esconde su inocencia robada de villa oculta es también una súplica/ ni siquiera un reclamo/ un querer darse/ a la luz / otra luz/ y seguir tirando los caballos con sus carros de memoria/ truncada en la ciudad que oculta su furia".


Fragmento de Villa Oculta- Arturo Borra

Blog de Arturo aquí


Pollination de Robert Parkeharrison, 1998

16 comentarios:

Stalker dijo...

Querida Laura:

un placer compartir las impresiones de Arturo y la lectura de uno de sus poemas. Ahora es más cercano aún, si cabe, porque la voz, la vibración, atesora algo que nos define secretamente. Y ese algo, volcado en trayectoria de la vibración, es el poema en su hacerse diciendo.

Gracias por el regalo.

Abrazos

MARIEL MANRIQUE dijo...

Laura: Qué profunda alegría escuchar la voz y las palabras de Arturo, alguien que habla del déficit de la utopía y la necesidad de mirar espejos que aún no se han hecho realidad. Fui a su casita y estoy leyendo los poemas que colgó en las sogas, al sol, diciéndome "sí, sí, esto es lo que debemos decir, esta es la palabra que tenemos que darle a los que no la tienen". Cuando termine la lectura le escribo.

Gracias por ser tan generosa. No es usual que alguien preste su casa para que en ella se haga presente, de cuerpo entero, un compañero de ruta.

Besos de madrugada.

Alba Vera Figueroa dijo...

Gracias, Laura y Arturo por este envío. El poema es bello como también la expresión en el lenguaje de Arturo, su precisión y compromiso. Ha sido un hermoso regalo para esta mañana.
Un abrazo de una desterrada. Alba

Arturo Borra dijo...

Querida Laura,te agradezco de corazón el reconocimiento íntimo y sincero que me das (el mismo que siento por vos).
Gratitud hacia todo el trabajo hermoso que hacés, entonces, en el que das un lugar a los otros, lo cual no deja de ser signo de por dónde van tus pasos.
Un beso

Querido Stalker, es extraño, pero rara vez me gusta escuchar el registro de mi voz en la radio (tanto por el tono, como por el ritmo). Paciencia como dicen... ante la conciencia de los propios límites.

Como sea, gracias por estar (aunque más no sea a distancia) y ojalá que pronto tengamos oportunidad de encontrarnos y compartir buenos momentos.

Cercanía en la lejanía: es lo que se va construyendo, Stalker.

Un fuerte abrazo,
Arturo


Hola Mariel: te he leído en el blog de Stalker y en el de Laura misma y noto una sensibilidad en la que me reconozco y que sé inusual. Celebro que así sea y ojalá que pronto podamos seguir estos diálogos. Sobre todo, celebro la escucha atenta, la promesa de intercambio, la apertura vital para vivir aprendiéndonos a desplazarnos de las jaulas en las que nos movemos.

Va un abrazo fraterno,

Arturo


Querida Alba, tanto tiempo! Ya me contó Laura de las buenas noticias... y te agradezco tu deferencia.
Gracias a vos por pasarte por aquí, y ojalá pronto podamos compartir alguna mesa así los destierros, aunque más no sea, se mitigan un poco.
Con la alegría de encontrarte por aquí va un abrazo fuerte,
Arturo

rubén m. dijo...

La voz de uno mismo grabada siempre resulta desconcertante, pero creo que tú lo has hecho muy bien, es un registro cercano a la vez que preciso, y con un ritmo que se hace más intenso al recitar, pero sin perder esa especie de cansancio, de paciente indignación.

un abrazo

Laura Giordani dijo...

Querido stalker:

Me alegra haber podido acercar a tu orilla la voz de Arturo. Tienes razón: la voz contiene una vibración única que ayuda a acercanos en estos mundos virtuales en los que andamos medio privados sensorialmente. Apenas podemos ver, escuchar, palpar a los otros. Y la letra escrita tiene un alcance determinado. El sonido, la voz, es para mí la sustanciación, la condensación más próxima de lo invisible.

Gracias por tu escucha y un abrazo.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Qué bien Mariel que hayas disfrutado la entrevista de Arturo y que aún creas que la palabra no está yerta ante la aridez del presente. Ese terreno de lo real que nos venden en el que pretenden hacernos creer que nada puede prosperar, que la palabra está derrotada y no puede polinizar el desierto. Por ello elegí esa fotografía de Parkeharrison que se llama "Polinización" donde encuentro cierta manera desesperada de lanzar molinillos de diente de león a través del grito.

Los poemas de Arturo son un mundo para recorrer: me alegra que hayas visitado su casita y que te hayas llevado esa ropa que colgó al sol, "soles harapientos" los llama él para abrigar tu sensibilidad desguarecida.

Un abrazo fuerte y seguimos enlazadas.

Laura.

leonardo dijo...

Muy interesante esto del déficit de la utopía, que dice Arturo en la entrevista, es verdad, la poesía debe ser un motor de esta dinámica para que los sueños no se apaguen, o no nos los apaguen los "dueños del mundo".
Saludo y buen recital!.

Laura Giordani dijo...

Querida Alba:

Qué bueno que las palabras de Arturo te hayan iluminado un poquito la mañana, el alba como tu nombre. Y sí: como comenta Arturo, el destierro se hace más llevadero, más transitable con estos lazos invisibles de cariño.

Cuidate mucho y un abrazo.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Nada que agradecer Arturo cuando lo que entregamos brota de la alegría, del reconocimiento sincero del valor del otro. Ya has respondido algunos comentarios hechos aquí... Me gusta mucho tu respuesta.

otro beso,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Es verdad, Rubén: la propia voz grabada al ser escuchada por uno produce - al menos a mí me sucede- cierto pudor, cierta sensación de extrañeza y no-pertenencia. Como si no fuese propia o existiera alguna distancia. A mí hasta me sonroja escucharme, a veces. ¿Por qué somos algo implacables con nuestras voces? No lo sé.

Gracias por tu escucha y por tu paso.

Te dejo un abrazo,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Hermosa tu reflexión leonardo sobre la poesía como motor para que los sueños no se apaguen, no sean anemizados por los amos invisibles, cada vez más visibles lamentablemente en nuesros propios cuerpos, en las maneras de relacionarnos con los otros, en el uso de nuestro tiepo. Ganarle tiempo a la muerte, ganar espacios a la muerte que nos proponen...

Un abrazo fuerte,

Laura.

Arturo Borra dijo...

Gracias Rubén por el aliento, la escucha, y esa perspicacia de registro que mostrás, porque efectivamente, hay un cansancio íntimo (ante la indiferencia cotidiana, incluyendo la mía) e indignación (no sé si paciente, pero indignación, ante todo lo que naturalizamos).
Va un fuerte abrazo
Arturo

Arturo Borra dijo...

Bueno Leonardo, quizás nos hayan metido demasiado temor en el cuerpo al punto de -a pesar de ser como moscas atrapadas en esta telaraña terrible- nos cuesta imaginar otros mundos posibles. Lo que Anderson diría: dificultad para concebir otras "comunidades imaginadas", como si lo único razonable fuera aceptar la masacre diaria.
Gracias entonces por acompañar.
Un fuerte abrazo,

Arturo

PD: el recital estuvo muy bien y ojalá podamos ir ampliándolo cada año.

Laura Giordani dijo...

Sí Arturo. esa es la esclavitud más sutil pero más terrible: la de los límites que nos han propuesto como infranqueables y que interiorizamos. Recuerdo ahora estos versos de David Eloy, de La Palabra Itinerante:


El problema ahora
es que hay muchos vigilantes
y pocos locos.

El problema ahora
es que la jaula está
en el interior del pájaro.


Un beso,

Laura.

Lola Torres Bañuls dijo...

Por fin he podido escuchar la entrevista.

Que preciosa entrevista y que poemas tan profundos y tan bellos que duele escucharlos pero tan necesarios.

Precioso.

Deseo muchos éxitos al libro y a vosotros también.