La marcha de los 150.000.000 de Enrique Falcón: próximo alumbramiento de su versión definitiva


En pocos dias, verá la luz La Marcha de los 150.000.000 de Enrique Falcón. La presente edición será definitiva y presentará la totalidad del poema (en 5 secciones, en 55 cantos, en 5.000 versos) con su estructura final, incorporando las 3 secciones completas que faltaban (“Para los que aún viven”, “La Caída de Dios” y “Canción de E”) y reescribiendo significativamente las dos iniciales ("El Saqueo" y "Los Otros Pobladores", que ya habían sido publicadas en sendos libros de 1994 y 1998).


El libro se va a publicar gracias a la apuesta del poeta y editor Ignacio Escuín


La maqueta es de Enrique Cabezón, así como las ilustraciones que, versionando obras de Käthe Kollwitz, recorren el volumen.



Índice

* Prólogo Cinco (por Jorge Riechmann, Antonio Orihuela, Eduardo Milán, Eduardo Moga y Miguel Casado)
*«La marcha de 150.000.000» (poema): 1/. El Saqueo 2/. Los Otros Pobladores 3/. Para los que aún viven 4/. La Caída de Dios 5/. Canción de E

* Nota final de agradecimientos

Editorial Eclipsados, 2008

http://www.editorialeclipsados.bigcartel.com/


Fragmentos de dos cantos


Canto XIV

“Cuando salís, los otros pobladores de la casa nada dicen ni os dicen.
Luego, cubriéndose de auroras cojas, abren la espalda del niño y miran
asomándose con espuma ante todos los vértigos.
Aromas de cremaciones en la terraza, incendios para todas las bocas del mundo,
desde esta espera podría verse la enjambrada lenta en las colinas
(objetivamente, el hombre)
desde el pie de la trinchera, del salón adosado a la masacre,
salís con los otros pobladores de la cara
encendiendo el aire con los dedos
dejando la plaza, sola,
en la ruta dormida de cada sacrificio;
de la casa habéis salido donde principia el miedo
donde principia el hambre
dejando los instantes agotados, fuera de la casa del salón vencido
de los dormitorios tan cargados de cosas y ausencias,
sacudirán luego los portales, las canciones más débiles
para volverse luego al niño de la alfombra
para mirarle la espalda abierta,
para ofrecerle el último alarido.


Cuando salís, ha perdido la facultad de morirse
y en el cubo del rincón ya no habita nadie
porque aquí no existe el miedo
donde principia el llanto no puede existir el miedo.

Y la boca de nuevo,
sólo la boca, entonces,
cae del estropicio calculado de un poema
y amontona sacos y pulmones en la tarde
en la tarde sus tendones
imposibles, destensados, vueltos agua en el declinar del rito.

Los otros, los pobladores, no dirán de nuestra espera
sacarán al gato del azul de sus vitrinas
alcanzarán la ira en la penumbra del niño
repartirán su aullido, las gotadas de la noche contra el miedo
y ya no habrá ni juegos, ni visitas.”




Canto XXVII

--

Para los que aún viven,
son ciertos los caminos que avistan la protesta.

Oíd:

bajo las cañadas azules yo espero entre vosotros
que llegue el mediodía con un cántaro vivo
—agua para el hombre tatuado de muertos,
va la sed cambiada con mi niño en el vientre

: y vengo ante vosotros
seco y empotrado por ángeles sucios
me pongo en la cola de quienes cantaron
la jauría del hombre y sus miedos con lumbre


Oíd:

son ciertas las historias que nacen con heridas
las noches que, tapiadas, nos marcaron el cuello;
son ciertos los caminos y esta marcha invisible,
la sangre innecesaria y su rastro de esponjas

PERO

yo vengo ante vosotros con agua en mis caderas:
por detrás de vuestras hambres va la casa del mundo…
y el mar no existe ya.

Oíd:

Para los que aún viven,
son ciertos los caminos que anuncian la revuelta:
los niños sin sus sombras ya ruedan como amantes
por las tercas mortajas que cosisteis vosotros:

¿podréis
entonces levantaros de las tumbas de vuestro corazón?

---- --—con el ojo del tiempo,
--------------lo que fue pronunciado?
--

Enrique Falcón

-
" frente a los que creen que toda literatura comprometida ha de manifestarse en términos llanos, desprovistos de excrecencias estéticas –y hasta de literaturidad–, que rebajan su voltaje crítico, el poeta valenciano demuestra que puede hacerlo también –y aun con mayor eficacia– con una asunción radical de los procedimientos expresivos de la modernidad, deudores del irracionalismo y la descanonización del arte.

En Enrique, el compromiso ético y la denuncia social no excluyen la elaboración lingüística.

Muy al contrario, sus versos plasman, en su hosquedad rítmica, en su chirriar morfológico, en sus terceduras semánticas y sus depuradas y muy conscientes anomalías, el concepto o la emoción; o ambas cosas, vueltas ya una. La fractura expresiva y la imaginería agresiva –en las que resuenan, sin duda, los modos del surrealismo– no son, pues, sino «estremencia semiológica», como señala el autor, con neologismo, a su vez, forzado; es decir, violencia verbal que refleja la violencia de la realidad descrita, una realidad de tortura y de duelo, de sangre y de luto: «Abrimos entonces el libro del disparo / y estalló el sudor de las mujeres como una bala abierta / que ardiera en nuestras bocas buscándonos prisa, / un hacha colérica, una endurecida dentadura de musgo. / Abrimos entonces el libro de la sangre...».
------------

Eduardo Moga- Leer completo


..." En este sentido, el discurso se resiente. Se resiste por ejemplo a convertirse en Texto y, desde luego, en Libro. Difumina sus bordes. No se deja tratar como un objeto, descontrola su uso, se rebela con cada paso. Fiel al motivo que le da sentido, no se detiene: se entiende como escritura en proceso, provisional, en continua (des)organización, sin cierre ni fronteras... El poema se abre (las venas) no sólo en la dirección de lo sintagmático sino también en lo paradigmático. Se hace visible el recurso a las notas en el margen, cuya función tiene que ver, no tanto con una concesión a la transparencia ideal del significado del texto, como con un contraste lingüístico que hace añicos el aura de la Poesía, ese “vaso santo”, como decía Roque Dalton, que no debería mancharse con el imperialismo, la tortura o la miseria cotidiana de los sin voz y los sin rostro"

--------Antonio Méndez Rubio- Leer completo

----

" La lectura simultánea rompe los presuntos límites del lenguaje poético y lo establece como zona de cruce, choque de hablas que se critican y comentan entre sí; los símbolos de origen bíblico o nerudiano se engranan en la lluvia de cifras de los economistas, la palabra sentimental se yuxtapone al vulgarismo o la transgresión morfológica, al topónimo de una región perdida en el mapa y marcada por la sangre. Abril ya no es el mes más cruel sólo por la resonancia de Eliot, también lo es por la fría lista de los asesinatos políticos que lo atraviesan. La apertura y la contradicción nutren su energía: luchando contra el individuo-autor, lucha también, sin embargo, porque no pierdan su individualidad los miembros de aquella masa desheredada, por decir sus nombres propios, por no disolver en la amplitud del sufrimiento la fraternidad, los contornos corporales de la vida, la soledad. Su condición es híbrida, mezcla de pulsiones diferentes, como la imagen del árbol solo junto al que se convocan los modernos nómadas: mito medieval de una vida distinta y remota, y también viejo símbolo cristiano de la cruz; la síntesis del cristianismo y el comunismo libertario conforma el pensamiento del libro en la línea de una teología de la liberación. Así, quien habla se atribuye estas frases de la primera Epístola a los Corintios: "loco para los sabios, escándalo para los piadosos, molesto para el poder".


---------------Miguel Casado- Leer completo



--"Pensar en recientes intentos épicos anteriores –Anabase de Saint-John Perse, The Cantos de Ezra Pound o Canto general de Pablo Neruda– es coincidir, al margen de su sesgo ideológico, en un reconocimiento: hay tiempo pero, sobre todo, hay lugar. Es increíble (al grado de parecer inverosímil como relato) el escenario esperanzado de Neruda, su certeza que surge de un “poetizar” la historia. Pound estetiza la épica al límite de la no épica: los fragmentos definen el modo de transmisión estética, se imponen como forma: así será en un futuro la conversación “between intelligent men”. Perse pone en práctica los recursos del “homo faber”, profundamente enraizado en una ritualización tribal: la tribu avanza por producción –incluso los quehaceres indigentes están tomados en cuenta (“ha, toutes sortes d'hommes dans les leurs voies et façons”)– no por olfato de una buena tierra. La épica absorbe tiempo (es un movimiento-esponja) pero no lugar.
Más cerca de una reconstrucción del lugar poético desde los lindes de la historia, Falcón se aproxima a Un coup de dés de Mallarmé. En ese poema no se construía la esperanza desde la expulsión histórica que mediatiza el poema –éste es el caso de Falcón–, pero sí se construyó (desde la sombra de los escombros, no sobre las ruinas de la casa) de nuevo el lugar poético. Lo que construye Falcón en esta épica posible es un lenguaje poético literalmente de cara a la presencia de la historia en el lenguaje, encarado a la presencia de la historia en el poema. Expulsado desde allí como el angelus novus de Walter Benjamín, vuelve la cara hacia allí.

Eduardo Milán- Leer completo

--

¿Qué puede la poesía?, les preguntamos una y otra vez a los poetas. La poesía puede recordarnos que somos mortales, y que sabemos de resurrecciones; que la frágil lumbre de la conciencia está entretejida de palabras, y que éstas son material inflamable; que no tenemos que aceptar las definiciones de lo nombrable y lo innombrable impuestas por el Amo; que la belleza siempre está ahí, dispuesta o posible; que la tragedia forma parte de nuestra condición, que el ser humano aspira a lo abierto y merece superar los espacios de reclusión y oclusión. La poesía (en su doble función celebratoria y crítica) puede mantener abierto el mundo, en positivo, o al menos –en negativo– oponer resistencia a su oclusión. Desde esta perspectiva, arte y poesía son imprescindibles e insustituibles.

--

Jorge Riechman- Leer completo

--

Porque justa es esta marcha hecha de hambre programada, intimidación cotidiana, liquidación moral y física, detención y muerte. Por más que disparen los sicarios contra ella, la marcha ya arrancó y va a dar a luz, desde su lengua saqueada, a un árbol nuevo. Que nadie llore los caídos, porque vienen con nosotros: su sueño antiguo es nuestro, con él deberemos un día defendernos del odio. La marcha ya arrancó; así que sólo falta que os unáis a su estremecimiento, que no agachéis la cabeza y cerréis vuestras puerta: de hacerlo, su lumbre chica se apagará en una luz imposible, una siembra estéril. Exponéos, uníos a esta marcha que avanza sobre la tierra cansada, los fusiles, los relojes, el frío del mundo que hemos de disipar con nuestro sueño vivo, con nuestras canciones de la altura de un hombre. Esta marcha que dice agua, revolución y siega con palabras tiernas, que aúlla sobre sus muertos de luz y vértigo, es nuestra. En ella hemos aprendido el llanto lento de las madres locas, el grito de los torturados, la voz de los perdidos, la cotidiana derrota, la fábrica febril de las barricadas boreales, la piel de los que han venido desde lejos, la sal en la frente de los vencidos... y con todos ellos hemos de dar el primer paso para que el llanto acabe.

Antonio Orihuela- Leer completo

--

http://marchade150000000.blogsome.com/

--

-- --

http://www.cervantesvirtual.com/bib_autor/falcon/pcuartonivel.jsp?autor=falcon&conten=poesia_bibliografia

22 comentarios:

Lola Torres Bañuls dijo...

¿Y dónde lo podré comprar?

S´il vous plait Madamme Laura.

Me gustará mucho lerlo. Supongo que habrá presentación en Valencia.

Felicito a Quique desde aqui.

Arturo Borra dijo...

Qué entrada has hecho Laura! No sólo con la marca de la casa, sino esta vez, remitiéndonos a un poeta extra-ordinario, que ha escrito lo que probablemente sea uno de los mejores libros de poesía española de la última década (al menos, de lo que conozco). No creo estar exagerando: la marcha es monumental. Es una apuesta poética radical, arriesgada, dialógica y no duda en enlazar registros heterogéneos como lo personal, lo histórico, lo político, para dar lugar a esos seres translúcidos que avanzan, heridos, por la historia.
No se trata de una cuestión de "gustos". No todo lo que se halla es belleza, ciertamente, pero ¿quién dice que la poesía sólo debe habérselas con lo bello? Aquí el desafío es mucho mayor: un repiqueteo de tambores que movilizan las filas harapientas.
Hay mucho para decir Laura. Por mi parte, me conformo con señalar que Falcón en este libro difícil, a mi entender, ha llegado a un momento cúlmine en lo que hace a posibilidades enunciativas en esa línea estética (lo cual tiene implicaciones importantes). Imposible emularlo, no porque no se pueda intentar, sino porque esos intentos fallarán en algo que esta obra exuda: la intensidad de un canto -sálmico estructuralmente-que resulta inconfundible.
Si "La marcha..." será reconocida como un poemario brillante y valioso no lo será por su repliegue sobre la individualidad: como corresponde a una empresa tan ambiciosa, la marcha avanza porque hay una legíón detrás. La capacidad de Enrique es la capacidad de escucha, de descentramiento, que le permite agenciar colectivamente y desde ahí, construir una enunciación que lo implica y desborda al mismo tiempo. Tal es su grandeza, aunque eso no suponga necesariamente que su grandeza deba medirse en términos solamente poéticos ni mucho menos en un lirismo al que el poeta no se rinde.
Para terminar, diría que este poemario, además de enseñarnos muchísimo, tiene un potencial interpretativo que estamos lejos de agotar. Ya veremos cómo avanza...
Hay mucho más para decir... pero paro aquí, aunque es seguro que volveré.

Un abrazo fuerte y gracias por la entrada anticipatoria.
Arturo

Laura Giordani dijo...

Querido Arturo:

De acuerdo con tus percepciones sobre este libro; creo que es de los poemas más osados textualmente en el último tiempo y quizás en los años venideros. Hay una cópula muy noble, muy bella, entre el riesgo formal y el riesgo del sentido, apuntado la idea de que no tienen porqué ir desligados. Desde los registros más líricos de la marcha, hay caída a las realidad más sangrantes, abajándose no solo la mirada del poeta, sino el lenguaje mismo en una polifonía perturbadora.
Más allá de los gustos poéticos particulares y de las distintas maneras de poetizar (bendita biodiversidad o poediversidad, ja,ja) no se puede negar que estamos ante una obra valiosa e interesante en su propuesta.

Gracias por tu lectura y comentario, Arturo.

Un abrazo.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Lola:

El libro estará disponible en librerías aproximadamente a finales de este mes, en Primado de Valencia, por ejemplo e imagino que en otras librerías con secciones de poesía. Y habrá presentación en Valencia, claro.

Ya anunciaremos por aquí.

Un abrazo y gracias.

Laura.

Brétema dijo...

Hola, se puede pasar...? estamos de visita por tu blog y nos parece oportuno el invitarte al nuestro. Somos un Grupo Poético de Vigo (Pontevedra) cuyos miembros (más de cuarenta) exponen sus trabajos en nuestra bitácora. Si te apetece… si te sobra algo de tiempo…
Nuestro blog: http://grupo-bretema.blogspot.com/
Un saludo, Brétema

Viktor Gómez dijo...

Ser poeta es ser voz de muchos.
Y darle a esa voz fragmentaria,
feraz y a veces no poética, la
máxima distinción y el más leal
beso de hermano. Escribir poesía
y cantarla como hace Enrique,
atronadoramente, es hacer presente
a los invisibilizados, a los despreciados, a los que mueren
o resisten por sus gentes y lares
contra la malababa de los violentos
agentes del Poder.
Ser poeta es pro-fetizar, re-cordar, mal-decir de las injustucuas y bien-decir de los hacedores de vida digna y convivencia justa.

Ahí, con la maestría que despliega Quique para generar un ritmo y unas imágenes (metáforas visionarias, comparaciones, etc.,) tan identificativas de su obra y con el rigor tipográfico de la cuidad edición me aventuro a decir que es de esos libros que permanecerán más allá de nosotros y nuestro paseo por este siglo.

Habrá que felicitarse y felicitar a Quique y agradecer a Ignacio y Enrique (Cabezón) su valiosa contribución.

Tu entrada es de muy alta calidad, gracias a lo cual y aprovechando sinergías te referencio y me ahorro tiempo de escritura bloggera.

Un beset y dos (para Lola)y un abrazo grande al preciso y esencial Arturo Borra, que hasta en un comentario entre amigos dice más y bien.

Vík

Leonardo dijo...

Parece ser uno de esas obras fundamentales, abiertas, desmesuradas donde el fracaso forma parte del logro también (Altazor es un fracaso del lenguaje, pero qué poema!), donde lo importante está en la totalidad, en el eco, en el intento ¿dónde comprarlo en el extranjero?
Gracias por permitirnos saber de estas publicaciones con tan buena reseña.
Un saludo desde Francia

Nuria dijo...

Sabes que me haré con él. No hacerlo a estas alturas iría en contra de mi naturaleza. Gracias por hacernos llegar toda tu exhaustividad desde el cabal gobierno de tus manos

Pedro Montealegre dijo...

Qué ganas de leerlo ya¡¡¡¡ Un besott.

Stalker dijo...

Estaremos atentos a verlo y adquirirlo en librerías.

Me ha impactado que se haya hecho un blog sólo para promocionar un libro, imagino que es la única manera de que llegue a más gente.

Ya me parece estar oyendo al coro "de siempre" y me anticipo a algunas de las críticas que el libro recibirá desde posiciones envidiosas y blogs donde lo diferente es sometido a una dura terapia de electrochoque, a saber en función de qué intereses... Ni caso.

Será una lectura que disfrutaré como se disfruta oyendo crecer la hierba.

Abrazos

PD: ¿se podían ver aquellos dvds, Laura?

Laura Giordani dijo...

No hay problema en que dejéis aquí el anuncio de vuestro blog de poetas de Vigo; he pasado y he visto poemas en gallego y castellano, conviviendo muy armónicamente.

Suerte en esta iniciativa.

Saludos,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Querido Víktor:

Ser voz de muchos, disolverse...

En estos días estoy leyendo el libro de Chantal Maillard: "Contra el Arte y otras imposturas" y en un apartado denominado : en el principio era el Hambre, habla de esa fuerza de descentramiento, de resonancia y pathos de la palabra poética, padecer con...

Te lo recomiendo si no lo tienes aún o te lo paso una vez lo acabe. Quique es voz de muchos, no para sustituir esas voces -lo cual sería cuanto menos, peligroso; sino para ser canal de esas voces y esos gritos que no tienen asidero, "psicofonías" dolorosas, de quienes no tienen ya labios, a la manera de prestar las cuerdas... Arrojar la piedra para que su impacto en el agua reverbere y agite la quietud mortal, cómplice, del agua.

Valoro contigo también el riesgo formal, tipográfico, donde la escritura en su encarnación se agita y se disloca como los propios cuerpos en su quebranto y esa decisión, a veces drástica de pasar de un registro lírico notable a los discursos del propio sistema: informes del FMI, noticias, estadísticas crudas... Habrá quienes critiquen esos aterrizajes chocantes de la palabra como malsonantes o malogradores de un clima poético que Quique va tejiendo para despeñarse desde allí al valle:

"se abajó hasta nosotros
mostrando los clavos de las manos y el miedo de los poderosos en las manos
y la sangre de los niños imposibles en las manos"

Esta decisión -a mi modo de ver- excede con mucho una decisión puramente estética o lúdica de experimentación del vértigo con la palabra. Hay una renuncia a la poesía ensimismada, en su torre de marfil, que da la espalda a la contingencia.

Una disciplina (o más bien: una vocación) de caída de la palabra en el barro del mundo. Aquí no se trata de hablar de la muerte; sino de los muertos, con nombre, con su singularidad en una marcha de memoria y rescate.

Tienes todo mi consentimiento para tomar de esta entrada lo que quieras y además celebro que le hayas dado difusión en tu blog también.

Un abrazo y gracias por tu aporte.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Hola Leonardo:

La poesía es una campo vastísimo con innumerables texturas y relieves. Sin caer en grandilocuencias o entusiasmos ciegos, creo que la Marcha es un paraje a tener en cuenta, un aporte singular.

Te prometo que una vez salga el libro, te mandaré un ejemplar a la dirección de correo que me indiques; será un placer para mí.
Puedes enviarmela a mi dirección de email, si quieres.

Te dejo un abrazo y gracias por acompañar este blog.

Laura,

Laura Giordani dijo...

Gracias a tí Nuria y ya habrá oportunidad de compartir más impresiones sobre esta obra.

Que tengas un muy buen y luminoso Domingo.

Abrazos,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Ganas de leer la marcha y de verte, Pedro. Espero que estés muy bien.

Un abrazazo bien fuerte.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Querido Stalker:

Tienes razón: es imaginable y anticipable la reacción de algunos, dadas además la mezquindad y las intrigas del campo poético. Pero ni caso, como dices. que el fruto hable del árbol del que procede.

Te cuento que no sólo he podido abrir los DVDs; sino que estoy disfrutando mucho de la voz de Bárbara, la tengo aquí "instalada" en mi portátil desde hace días y voy escuchando despacito. Es que esa mujer me desfonda, deja el pecho descosido. Qué artista en todo su sentido!

Ya te comentaré la selección de cine que envías. Gracias, de verdad. Ya te haré un envío de cositas hermosas para compartir.

Un abrazo grande.

Laura.

Stalker dijo...

Querida Laura:

el documental de Barbara es muy especial y supuso un reto para mí, porque traduje los subtítulos de oído, lo que me llevó una semana de trabajo. Y aunque el resultado no es perfecto quedé bastante satisfecho. Lo hice para intentar dar a conocer a esta mujer extraordinaria en nuestro país, cosa difícil porque la adormecida sensibilidad actual rechaza con virulencia esta apuesta estética. Me alegra que lo disfrutes.

Respecto al libro de Falcón, me apetece mucho leerlo ya. Y mejor, por supuesto, no hacer caso a los profetas de tempestades ni a los celosos guardianes de las supuestamente arquetípicas e inexpugnables Esencias Poéticas. Como si alguien poseyera la verdad en este campo.

Abrazos

Laura Giordani dijo...

Fantástica Bárbara, Stalker. Lo que me preocupa de lo que dices es que no veo subtítulos en el DVD, he repasado todas las canciones y no los encuentro. No sé si será un problema de visualización, lo estoy viendo en un portátil con el reproductor de windows media (Vista). Lo he puesto en pantalla completa también para ver si aparecen los subtítulos y nada. Pero como soy una patosa tecnológica, igual tengo que hacer algo que no sé. Sería una pena con todo el trabajo que te has pegado!

Un abrazo y gracias, amigo.

Laura.

Stalker dijo...

Laura:

se trata del documental sobre Barbara de tv5. Lleva un archivo de subtítulos .srt que puedes reproducir en un reproductor que soporte archivos avi o con el VLC Media Player...

Al pinchar, dentro del archivo debe haber dos artículos: un avi y un srt. Mira que tengo ganas que que lo veas.

Abrazos

Francisco Cenamor dijo...

Querida Laura, el próximo viernes 17 de abril haremos una breve reseña de tu blog en nuestro Blog literario Asamblea de palabras para que nuestros lectores y lectoras te hagan una merecida visita.
Un saludo.

Laura Giordani dijo...

Stalker: perdona la respuesta tardía pero estos días ando lejos del ordenador y los blogs.

Intentaré como dices hasta lograr ver ese documental-

Gracias por todo, otrs vez.

Un abrazo fuerte.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Hola Francisco:

Un gusto recibir tu visita en el blog. Te agradezco esa reseña en Asamblea de palabras y cuando quieras, eres bienvenido en este espacio también.

Un cálido saludo,

Laura.