Un poema de Cartografía de lo blando

Atlas de anatomía femenina de Bailliere.

Los ovarios

Suspendidos en la pelvis,
dos frutos custodian las semillas
con la luz opalina
de sus yemas.
Arca de los nacimientos,
almácigos con todas las edades a cuestas,
resistiendo en la penumbra
la extenuación de las fuentes
con el hálito de la sangre
y la sola determinación
de su seda.

La luna alza sus racimos en la tierra
hundiendo en el vientre de cada mujer
sus esquejes,
orbita el sueño de la materia, el mandato
de nacer y morir
desovando veintiocho soles muertos.

La humanidad estiba todo su polen:
los por nacer,
los que nunca asomaron,
en dos barcas blandas
diminutas como almendras.

Laura Giordani, de Cartografía de lo blando.



34 comentarios:

Nuria dijo...

Es maravillosa tu cartógrafía de esas partes blandas. Un sólo poema y ya quisiera tragarme el resto
Ganas de leerlo entre mis manos.

dos barcas blandas
diminutas como almendras

magnífico, sí señor
Un abrazo

Stalker dijo...

En esas barcas ingresamos en tu pulso, nos amonedamos en tu aliento.

magnífico.

Abrazos

Ana María Espinosa dijo...

Laura:

Mira que te he leído poemas buenos, buenísimos, pero éste, éste, me deja en la mudez, en la admiración, en la belleza.
Un fuerte abrazo y gracias por dejar esta preciosidad.

Laura Giordani dijo...

Querida Nuria:

Gracias por estar ahí, cerquita de mis letras. A ver si esta semana coincidimos, ya he tomadonota de tu móvil, también.

Un abrazo y cuidat.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Querido stalker:

Valoro mucho tu criterio en poesía, así que me alienta tu comentario, de verdad. Lamentablemente, las oportunidades de publicación en España ( y en otros países es igual, tengo entendido) no se sustraen a la lógica de los clanes y los compromisos extraliterarios o extrapoéticos. Por más pequeñita que sea la Editorial, salvo excepciones luminosas.
Este poemario, sigue huérfano a pesar de estar acabado hace casi tres años.

De todas maneras, con lecturas entusiastas como la tuya y de otros, no termina de dormirse en la oscuridad.

Un abrazo y gracias, amigo.

Laura.

Laura Giordani dijo...

A tí Ana, a ti gracias por alentar este pulso y aliviar esta soledad del que lanza mensajes al mar sin saber si algún día arribarán a algún regazo.

Te dejo un abrazo y mi cariño.

Laura.

Arturo Borra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Arturo Borra dijo...

Hacer con una materia diminuta un poema tan potente es parte de tu calidad poética, Laura, y no lo digo por decir.
A pesar de quienes piensan que la valoración estética es indiscernible de la valoración humana -y sin negar los evidentes riesgos de confusión- sigo pensando que tal distinción puede hacerse de forma válida: no hay que ser un crítico literario para reconocer aquí las marcas de una escritura tan rutilante como original (porque ¿a quién se le hubiese ocurrido poetizar sobre los ovarios y no trastabillar en el intento?).
Gracias por esta otra mirada. En lo microscópico también se juega un mundo.
Un abrazo fuerte,
Arturo

Rocoland dijo...

hola Laura muy buenos tus textos. tambien soy de Cordoba, de Unquillo. ahora vivo en valencia capital. te invito a leer mi blog
rocoland.blogspot.com "No me sigan, yo tambien estoy perdido"
me gustaria contactarme con gente que escriba, si sabes de algun lugar o de recitales de poesia te agradeceria que me pases la informacio. gracias

La Academia Popular de Ciencias José María Arguedas, dijo...

Un blog muy interesante.

La invitamos a visitar nuestro blog, hay entradas y secciones que le van a interesar:

http://apcarguedas.blogspot.com/

Saludos.

ana dijo...

me gusta la carne, lo diminuto, lo cíclico y las palabras certeras que encuentre en este poema. chapeau.

federico dijo...

Me gusto tu poema, tu mirada a un micromundo tan tuyo y tan de todas las mujeres del mundo.

Laura Giordani dijo...

Bueno Arturo... qué decirte más que gracias porque me alientas a seguir.
Creo que hay una tentación- no sólo en poesía; sino en el arte, en general- a tomar los grandes temas, los grandes objetos poéticos: la muerte, la soledad, el amor, la ciudad... A mí cada vez me interesa más lo diminuto, lo pequeñito olvidado por la miopía cotidiana, esos milagros u holocaustos que suceden a nuestro costado ( o en nuestro interior imperceptiblemente) Y aunque a partir de esos fragmentos o esquirlas ( un diente de leche, una flor caida, un panal roto, la lengua), estén latiendo esos grandes temas: la finitud, la muerte, la celebración del instante... me interpela más aferrarme a las miguitas dejadas en el camino, esas destinadas a la lluvia o que devorarán los pájaros, los que no dejan huellas en el éter.

Un abrazo y gracias.

LAura.

Laura Giordani dijo...

Hola Roco (no sé si ese es tu nombre). Gracias por tu paso, en primer lugar.Claro que te avisaré de cualquier encuentro poético o de escritores en Valencia, pasame tu dirección electrónica para poder contactarte. Ah y ya me daré una vueltita por tu blog.

Un saludo,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Pasaré por el blog de la Academia Popular de ciencias; por lo pronto he hecho una incursión breve y he encontrado una entrada dedicada a Blanca Varela de lo más interesante.

Gracias y un saludo.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Gracias Ana, es siempre un placer recibir tu lectura que valoro tanto. Ya reanudaré mis visitas por lo blogs habituales, entre ellos tu Virginia Woolf. A ver qué maravillas tienes colgadas.

Un abrazo, Ana.

De corazón.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Gracias a ti, Federico. He visto el comentario que has dejado en la entrada del Oblivion de Piazzolla, celebro que también te guste volar con la música del bandoneón.

Un saludo y bienvenido.

Laura.

Stalker dijo...

Querida Laura:

cómo lamento que el libro siga sin publicar, me provoca una sorda impotencia lo opaco del mercado literario y que la única manera de labrarse un itinerario sea a través de premios regionales, una parte de los cuales, para más inri, están amañados (circunstancia que se ha agravado en los últimos años). Debería haber un sistema alternativo a ese camino de flagelantes: quizá revistas que hicieran una criba previa y propusieran la publicación a las editoriales.

Pese al desaliento, no te rindas, Laura.

Abrazos

Rocoland dijo...

Hola Laura este es mi correo rocoland@hotmail.com mi nombre es Rodrigo.

suerte y adelante con tu blog

Laura Giordani dijo...

Querido stalker:

Gracias por el aliento que me das. El amor a la poesía es lo que a uno lo sostiene dede hace años. Si uno escribiera con expectativas de otro tipo, hace tiempo lo hubiera dejado. Esto en cuanto a ´la escritura, pero es verdad que es mundillo poético-literario lo que hastía. La opacidad del mercado literario es tal que parece mentira que la poesía que no da dinero realmente y con pocos lectores, tenga tal nivel de corrupción y endogamia.
Lo de los premios es escandaloso y habrá que dar cuenta algún día qué uso se está haciendo de los fondos y recursos públicos.

Un abrazo, amigo.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Gracias Rodrigo, tomo nota.

Un saludo cálido,

Laura.

Pedro Montealegre dijo...

¡¡Precioso el poema!!! Besos miles (¿cómo va esa barriguita?)

Laura Giordani dijo...

Querido Pedro:

Gracias por dejar tu comentario y tus besos!. La barriguita en plena expansión, en preñez absoluta, arrobada de vida.
Sin palabras.

Más besos,

Laura.

Viktor Gómez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Viktor Gómez dijo...

"La humanidad estiba todo su polen:
los por nacer,
los que nunca asomaron"

L.G.


Laura:

¡Qué explosión de multiplicidades!
Desde el verso que lleva al poema que dá sentido otro desde la vida que emerge de los ovarios que traen un niño, o es la misma poesía, ¡qué explosión de multiplicidades!

Muchos esperamos ese poemario tuyo en camino, desde un baile del sol inequivocamente liminar en lo que refiere a una poética intercultural, a un decir mestizo y transhistórico, que deviene en Carlos pero que es Laura y hasta tiene médula de abogado y raices mediterraneas en los arbores de un siglo que finito e invisible tiene ahoridad en nuestra memoria y en sus descendientes.

Te seguimos.

Un beset

Víktor

Celina dijo...

Hermosísima tu poesía...me encantó!!!!

Celina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leonardo dijo...

¡Qué bello poema, cuyas palabras se me han quedado dando vueltas en la mente ! Poesía que, a mi parecer, viene desde dentro y desde fuera, en la medida en que las palabras siguiendo un proyecto (la geografía delo blando, según entiendo), se prestan a la expresión de lo más íntimo, del origen mismo de la vida aquí, pero sin dejar de observarlo, o herirlo o interrogarlo a través de la rica precisión de la metáfora.

Laura Giordani dijo...

Querido Víktor... gracias por estas improntas poéticas, hemorragias post lectura que te nacen. Ni en eso te retaceas, amigo. Eres así: sin cálculo, como esos niños que no miden llanto o besos.

Un abrazo muy fuerte que es tambièn gratitud y plenitud de este momento hermoso.

Gracias!

Laura.

Laura Giordani dijo...

Gracias Celina y bienvenida.

Un cálido saludo.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Leonardo:

Valoro mucho tu lectura y tus impresiones, de verdad. Has captado bien: en este poemario traté de ir trazando una cartografía de las zonas vitales blandas, vulnerables. Comencé con la corporalidad más rotunda: vientre, mejillas, párpados, los ovarios hasta incluir otras zonas blandas de la existencia. La palabra como agua blanda y erosionante a la larga también y la fragilidad de la materia.

Bienvenido aquí tu paso, Leonardo.

Un gusto contar con tu compañía poética.

Un abrazo.

Laura.

Lola Torres Bañuls dijo...

Hola:

Un poema precioso. La primera estrofa, la primera estrofa es madistral.

Gracias Laura.


Espero te encuentres bien.

Un abrazo.

Laura Giordani dijo...

Muchas gracias Lola por la lectura y tu comentario. Como te comentaba en la entrada de Casagrande, espero que estés bien y que nos veamos pronto.

Otro abrazo,

Laura.

Ave Maria P. dijo...

Me encanto, hermoso.
Que manera tan bella de exponer tan solo una porción de lo que significa ser mujer.