Bombardeos del colectivo poético Casagrande: ganar espacio a la muerte

La Casa de la Moneda en Santiago de Chile fue bombardeada el 11 de septiembre de 1973 por las fuerzas golpistas y se inauguró una de las etapas más oscuras del país austral con una represión que costó la vida, la desaparición, la tortura y el exilio de miles de personas. Como una gran herida abierta, todavía reverberando en la memoria colectiva esas imágenes del aplastamiento de la esperanza.


El Palacio Presidencial había sido convertido por los militares en un sitio poblado de angustia.



Bombardeo de la Casa de la Moneda, 1973


Casi tres décadas más tarde, la noche del 23 de marzo de 2001, el colectivo poético chileno Casagrande llevaba a cabo una acción poetico-sanadora: bombardeaba la casa de la moneda de Santiago de Chile, pero esta vez, con miles de poemas desde un helicóptero. El objetivo era sanar, reparar en los éteres el terrible registro con poesía. Esta acción fue la primera de una serie de bombardeos poéticos en lugares del planeta que han sufrido intensos y traumáticos bombardeos.
Así comenzaron sus “bombardeos poéticos” Dubrovnik (Croacia)en 2002, Guernika en 2004, más adelante Nagasaki, Dresden...
---

--

Realizar una acción poética de esta magnitud no ha sido tarea fácil para sus impulsores, quienes debieron conseguir innumerables permisos legales, ayudas y sortear no pocas trabas en el camino.

Me emociona mucho la tarea de estos tres chilenos, su empeño en acercar la palabra allí donde ésta fue dañada o sustituída directamente por la elocuencia del horror, curar esos centros de dolor abierto.

De una semilla a veces de tamaño imperceptible puede surgir un gran árbol. Ciertos acontecimientos son como inundaciones acuosas, invaden el mundo y muy pronto se asa desvanecen sin merecer ser consignados en la historia. Otros, casi confidenciales, caen como una gota de aceite en un sitio preciso, al parecer limitado y a partir de ahí se expanden lentamente, adquiriendo más y más importancia, hasta marcar un nuevo derrotero al mundo.

---

Poemas en Dubrovnik, Croacia, 2002


No todo es tristeza, no todo es llanto ni todo muerte.

Homenaje a Salvador Allende
---

18 comentarios:

Stalker dijo...

Maravillosa y conmovedora iniciativa...

abrazos

Viktor Gómez dijo...

Seguiré esta tentativa y proyecto con atención.

Gracias, Laura.

Un beset

Vik

Nuria dijo...

Esta canción siempre me ha hecho llorar. Hace años tuve la oportunidad de hacerlo delante justo de la voz y de los ojos de Pablo Milanés en un concierto en directo. Uno de los pocos conciertos a los que he asistido en mi vida y que no han sido de música clásica. Maravilloso.

Pedro Montealegre dijo...

Gran trabajo los amigos de Casa Grande, que hace sanación de un recuerdo doloroso. Sanación, pero no olvido. ¿Se imaginan que bombardeásemos las Fallas de Valencia? :) Un besote

María Socorro Luis dijo...

Qué hermosa iniciativa!
Una similar en La Escuela de Mecánica, o en El Río de La Plata?...Un beso. Soco

Laura Giordani dijo...

Querido Stalker, si que es hermosa esta iniciativa. Al mirar el video de Dubrovnik no pude evitar llorar. Ojalá puedan continuar con estos "bombardeos" poéticos aunque por lo que he podido indagar no han tenido muy allanado el camino.

Un abrazo y buen fin de semana.

Ayer Víktor me entregó los dos CDs que voy a ir recorriendo en estos días... Gracias, de corazón!

Laura.

Laura Giordani dijo...

Sí, Víktor: habrá que seguir cómo se van desarrollando estos actos que algunos llaman de psicomagia social.

Un abrazo!

Laura.

Laura Giordani dijo...

A mí también me emociona muchísimo esta canción, hace reverberar muchas pérdidas y recuerdos de la infancia por allá lejos... Otra emoción que compartimos, Nuria.

Te dejo un abrazo fuerte, hasta prontito.

Laura.

Abelardo Manuel Martinez dijo...

Estimada Laura, nos pase lo que nos pase, nos hagan lo que nos hagan, la poesía y sobre todo para el que la escribe, siempre tiene la última palabra, siempre. Es quizás aunque suene mal decirlo, la venganza contra todo aquello que nos hiere por dentro, contra todo lo que nos ofende.
Un saludo.
Abelardo

Stalker dijo...

Menos mal que Víktor ha cumplido su parte, empezaba a preocuparme... Me hace especial ilusión que puedas ver el documental sobre Barbara, porque traduje los subítulos de oído, lo que me llevó diez días de trabajo...

La última entrada de mi blog creo que te gustará.

Abrazos

PD la poesía tendrá la última palabra y será el último refugio contra la imposición de los cobardes. No sé si hay futuro, pero si lo hay tendrá que pasar por lo poético.

Jesús Ge dijo...

Me ha parecido una propuesta maravillosa. Yo tampoco pude evitar llorar al ver la gente emocionada mirando hacia arriba y recogiendo poesías del aire. Cómo se emocionaban los mayores que recordaban los bombardeos siniestros.

LLeven todo mi apoyo afectivo.

¿Cuándo será -si lo sabes- el bombardeo a Guernika?
¿Podemos ayudarles?

Laura Giordani dijo...

Exacto Pedro: sanación pero no amnesia que permita repetir heridas así. Con gusto bombardearía unas cuantas fallas, je,je,je.

Un abrazo.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Sería fantástica (y necesaria) una acción así en esos lugares que mencionas, Socorro. Imaginate que, por ejemplo, junto a la ciudad de Córdoba (Argentina), en el Lago San Roque que abastece de agua potable a toda la ciudad, se arrojaron en su día, mucho cuerpos de desaparecidos. Así también en el Río de La Plata.

Eres bienvenida aquí; ya me pasaréa visitarte.

Un cálido saludo,

Laura.

Laura Giordani dijo...

Hola Abelardo:

Agradezco mucho tus palabras y me quedo con estas especialmente:

"la poesía y sobre todo para el que la escribe, siempre tiene la última palabra, siempre".

Espero que la presentación de tu libro vaya fenomenal, a ver si podemos acercarnos. Mucha suerte!

Un saludo afectuoso,

Laura.

Lola Torres Bañuls dijo...

Preciosa iniciativa.

Y la canción muy bonita. Me ha emocionado. Hay cosas que no deben de pasar al olvido.

Un saludo a todos.

Laura Giordani dijo...

Hola Jesús!

Voy a reunir esa info que me pides y te la envío ¿vale? Es muy emotiva la escena de la reminiscencia auditiva de los bombardeos de la guerra de los balcanes, pero esta vez fue poesía.
Recién ayer caí en la cuenta que no tenía enlace a tu grito capicúa y ya lo subsané. Espero estés muy bien.

Un abrazo y gracias, Jesús.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Hola Lola:

Ya tiempo sin saber de tí, espero que estés muy bien y que te hayas animado con el blog. Pasaré a visitarte.

Un abrazo y ánimo!

Laura.

Lola Torres Bañuls dijo...

Hola

Laura si estoy bien gracias. Y veo que tú sigues tan activa como siempre. Me alegro.

He dejado un poemita en el blog. Poco a poco iré rellenando más cosas.

Un abrazo.