Con ánimo de amar de Wong Kar-wai- Fragmento y música





El tema recurrente de esta película (Yumeji’s theme), pertenece a Shigeru Umebayashi y fue compuesto originalmente para el film Yumeji de Seijun Suzuki. Esta música marca los encuentros de Chow y Chan que parecen danzar por escaleras y pasillos buscando encontrarse y tocarse sin lograrlo plenamente. aquello que los protagonistas no pueden expresar.

Esta película juega con el peso de lo que no vemos, de lo que no está en pantalla. El peso de lo intangible: los sentimientos y las pasiones. La poesía que precede y cierra la película resume lo que hemos visto.

Es un momento agitado.
Ella baja la cabeza,
para darle una ocasión de acercarse.
Pero él no puede pues le falta valor.
Ella da la vuelta y se aleja.

Esa era ha pasado.
Nada de lo que perteneció a ella existe más.

Él recuerda esos años desvanecidos.
Como si observase a través de un cristal polvoriento,
el pasado es algo que puede ver, pero no puede tocar.
Y todo que ve es borroso e indistinto.


In the Mood For Love

Hong Kong, 2000, 98’

Dirección: Wong Kar-wai

Producción: Wong Kar-wai

Guión: Wong Kar-wai

Fotografía: Christopher Doyle, Mark Lee Ping-bin

Música: Mike Galasso

Protagonistas: Tony Leung, Maggie Cheung, Lai Chen, Rebecca Pan

18 comentarios:

Arturo Borra dijo...

Una película bellísima, de esas tan excelsas como tristes, marcadas por la imposibilidad de encuentro.
Como obra estética, es brillante y W.K.W es de esos directores (esteticistas) que siembran belleza en cada fotograma.
La música no hace más que acompasar esta danza de lo irrealizable: la danza de la contención, de ese quedarse en el andén mientras el otro parte.
Poesía visual, sonora, de las que permanecen. Gracias por compartir esta escena de "Con ánimo de amar" (que es otra versión de esa otra hermosa película francesa llamada "Corazón de invierno".

Un abrazo,
Arturo

Nuria dijo...

...maravillosa poética sugerente. Sugerente.

Stalker dijo...

Delicada poesía visual y equilibro de todos los estratos de la expresión y la sentimentalidad. Los films posteriores de Wong rompen esa precaria homeostasis y se inclinan al manierismo, al formalismo impostado, despojándose del contenido que nutría sus delicadas imágenes. "Deseando amar" es quizá la cima de su arte, y no es poca cosa haber filmado una obra así.

Abrazos

Jesús Ge dijo...

Quería comentar algo porque fue una película que me pareció excelente, pero con los comentarios precedentes sobran las palabras. Me sumo a ellos y a su valoración.
La banda sonora -como en las grandes películas- acompaña y se imbrica con las imágenes, sin ser una añadido mas. Complementando, añadiendo.
Gracias Laura, por recordárnosla.

Jesús Ge dijo...

En España se tradujo como "Deseando amar".

Por cierto, actualmente hay una película de este director en pantalla.
Creo que se titula "My Blueberry Nights".

enrique sanmol dijo...

Recuerdo cuando tuve la oportunidad de ver esta película. Fue por casualidad, a traición casi. Quedé completamente hipnotizado: la fotografía, las imágenes, los personajes que escarbaban en ellos tanto como en mí mismo. Esa misma noche logré hacerme con la banda sonora de la película; esa misma semana escribí un poema con el tema de Jumeji's como acompañamiento... En fin, Laura, todo un placer pasar por aquí y regodearme en tanta belleza.

Laura Giordani dijo...

Sí, Arturo: WKW pertece a ese grupo de cineastas muy exigentes estéticamente. Esta hiperexigencia ( de la que dan buena cuenta algunos de sus actores que terminan agotados de repetir tomas, ja,ja,ja) es excesivo un doble filo. El riesgo es caer en un estecicismo extremo que eclipse el sentido, el latido del film.
Esta peli es preciosa y creo que está equilibrada. La música, inolvidable.

Gracias por tu comentario y un abrazo fuerte,

Laura,

Laura Giordani dijo...

Un abrazo grande, Nuria. Ya sabes que escuché esa música sonando en tu blog y me trajo el recuerdo de la peli. Me cautivó.

Gracias!

Laura.

ana dijo...

qué pieza musical tan bella. esa cadencia y profundidad.

y siguiendo con la música, me alegra encontrar aquí a uno de mis músicos favoritos, rachmaninoff, y en especial ese concierto para piano número 2. en esta pieza de rachmaninoff, a diferencia de la anterior, no hay cadencia sino fluir, pero es también maravillosa.

Laura Giordani dijo...

Stalker; siempre me alegra y agradezco tu mirada sensible y aguda por aquí. Estoy de acuerdo contigo respecto a ese manierismo o formalismo exacerbado y -ciertamente, ese es un riesgo en este tipo de artistas, con esa búsqueda estética tan fervorosa.

Te mando un abrazo y que tengas un muy buen 2009.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Muchas gracias por aportarme la traducción de la peli en España y por tus impresiones, Jesús. La música copulando con la imagen de una manera hermosa.

Siempre bienvenido aquí.

Un abrazo,

Laura.

Leonardo dijo...

Hermosísima película que recuerdas aquí, como lo anotas tú y varios comentarios, una obra donde todo concurre a su perfección. Hipnotizante, totalmente, tanto por las imágenes como por la música, los vaivenes indecisos de la historia, el vestido de la actriz, etc., etc.. Bueno pertenecer a la comunidad de los amantes de "In the mood for love".

Laura Giordani dijo...

Hola Enrique!

Cuánto tiempo que no oíamos de ti. He visto tu blog donde tienes subidos poemas que iré leyendo. Me alegra que esa peli te haya despertado un poema acompañado de esta pieza musical tan bella.

Espero que estés muy bien y sábete bienvenido aquí cuando quieras detenerte.

Un abrazo, Enrique.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Hola Ana:

Antes que nada, disculpa mi demora en contestar tu hermosa respuesta a mi felicitación de fin de año y de este comentario. Voy a veces muy lenta en el vertiginoso tiempo de la blogosfera y creo que -de manera inconsciente- me resisto a ese vértigo. Deseo respirar de otra manera, detenerme... pero todo va deprisa, de esfuma. La poesía exige un poquito de detención, de regreso...
Me emocionó mucho tu respuesta y creeme que -por lo poquito que sé de ti y que he leído- no eres simplemente una abstracción virtual. Hay algún tipo de cercanía interna. Por ahora, sigamos compartiendo de manera invisible y disfrutando esa cercanía.
Rachmaninov: emocionante.
Un abrazo grande, Ana. Y gracias.
Laura.

Laura Giordani dijo...

Hola Leonardo:

Bienvenido a este espacio. Te agradezco el enlace que has tejido desde tu blog. Por mi parte, te visitaré prontito.

Te dejo un cálido saludo.

Laura.

Ya he leído tus otros dos comentarios. Me alegra que hayas conocido la poética de Calveyra y la disfrutes. Por mi parte, aún siendo argentina, no le conocía hasta este verano y fue un español, Miguel Casado, quien me lo recomendó.

Leonardo dijo...

Pues el placer ha sido todo mío de poder leer no sólo a Calveyra sino de descubrir tus páginas consagradas a la poesía. Creo que los blogs son una forma increíble de difundirla, de hallarles lectores a muchos poetas poco conocidos y quienes lo hacen, merecen son inestimables.
Un saludo

Anónimo dijo...

los felicitos por tan buen blog. Salu2

Laura Giordani dijo...

Sí, Leonardo: tienes razón. Los blogs son un muy buen medio de dar a conocer poesía de autor. A mí me gusta aprovechar este espacio para dar cabida a poéticas que considero interesantes, más que difundir mis propios poemas.
Aunque de vez en cuando, alguno sale a la luz.

Un saludo afectuoso.

Laura.