Literatura y comunicación: decir lo indecible. Un ensayo de Arturo Borra en La Torre del Virrey

Lección de vuelo-Fotografía de Parkeharrison


Del último número (06) de la revista de estudios culturales La Torre del Virrey, este ensayo de Arturo Borra: Comunicación y Literatura.



Dejo algunos extractos del mismo, el texto completo en:
http://www.latorredelvirrey.es/pdf/06/arturo.borra.pdf



Enlace a la revista:
http://www.latorredelvirrey.es/

La torre del virrey- Nº 6


Si literatura es lo que unos portavoces—autorizados por unas comunidades específicas seleccionan de la madejade textos existentes en una cultura dada, ¿qué ocurre con aquellos
textos que no son convalidados por esos portavoces?

Quizás fue el dadaísmo uno de los movimientos artísticos que mejor mostró cómo un mismo objeto en contextos diferentes puede hacer cambiar su valor simbólico: pasar de una condición no-artística a una artística o a la inversa.

La literatura, testimoniante de una experiencia de extranjería, de los dramas de la individuación, es permanente “borrador de inconsciente”, que se transpone en la forma de texto.

La comunicación literaria pone en juego la oscuridad de toda comunicación o, si se prefiere,
muestra la imposibilidad radical de un discurso transparente y neutro que expresaría la realidad a secas.

En cualquier caso, nunca estamos suficientemente solos para escribir, tal como decía Kafka. Hay que despejar el eterno malentendido de que la soledad del escritor es deseo de no tener un destinatario (por más difusos que sean sus contornos)




Arturo Borra, Buenos Aires 2007

Nacido en 1972 en Argentina.
Licenciado en Comunicación Social (UNER). Tras más de una década participando en la investigación y la docencia universitarias en Argentina, se desplazó a España.
Es coautor de las antologías poéticas «Aldaba» (España,2003), «Cuadernos Caudales de poesía» (España, 2007) y «Los centros de la calle» (Germanía, España, 2008).
Entre los poemarios cabe mencionar «La vigilia del deseo», «Soles harapientos», «Genealogía de las cercas», «El temblor de los signos», «Cielo partido», «La sombra del mediodía», «Umbrales del naufragio» y «Esplendores vulnerados».
En el género de prosa poética, ha escrito «Anotaciones en el margen» y también es autor del libro de cuentos «La reinvención del mundo»

11 comentarios:

J.Garés Crespo dijo...

Hola Laura. Muy interesante el trabajo de Arturo. Tal vez demasiada erudición citas. Debería atreverse a elaborar tesis propias. Por mi parte me quedo con este párrafo de su cosecha intelectual, con el que estoy totalmente de acuerdo.


"La literatura no es mera ejemplificación de lo
conocido —aunque sin dudas apele en ocasiones a tal
recurso—, sino alumbramiento, producción de unas
significaciones que desestructuran y reestructuran
nuestros conocimientos disponibles o, si se prefiere,
que muestran los límites de nuestro saber actual. Sólo
así podría sostenerse que la literatura no sólo dice lo no dicho
(y aquí reside su función rememorativa), sino que
también dice lo indecible (al menos en otros géneros
discursivos, incluyendo el discurso cotidiano)".

Un abrazo a los dos.

Viktor Gómez dijo...

Voy leyendo el trabajo sobre 'comunicación y literatura' y ya comentaré.

A media lectura, es más que clarificador y a la vez incisivo.

Poco dado a la simplicidad y menos al conchabeo con lo convenido por la oficialidad discursiva de los magnates de la industria cultural apuesta por un análisis crítico solventemente documentado y respaldado en autores que matizan y desbordan la línea argumental hegemónica sobre la literatura, sus límites y finalidades.

Sigo transleyendo...

V

Arturo Borra dijo...

Hola José, muchas gracias por tu sincero comentario, aun cuando no acuerde con algunos de sus presupuestos. Desde ya, no me interesa la erudición como fin, y si hay bastantes citas es porque tuve que reconstruir las respuestas-al-uso (o sea, por una exigencia metodológica). El texto es un tejido citacional y el punto es cómo se modalizan esas citas para no convertirlas en citas de autoridad (he escrito algo -por si te interesara- sobre “Las políticas de la cita” que también colgaré por aquí). Tal como lo concibo, elaborar “tesis propias” presupone necesariamente pasar por los otros que son condición de posibilidad de toda formulación (una de las críticas que hago en este ensayo es, precisamente, a la tesis de un “autor soberano”). En fin, he intentado producir algunas tesis en los últimos apartados del ensayo (desde la pág. 6 en adelante). Aún así, me interesa más producir nuevos interrogantes (lo que no es poco).
De todas formas, tomaré nota de lo que dices y me alegra que también coincidamos en algunos puntos.
Va otro abrazo (y espero que pronto nos veamos en alguna paella),
Arturo

Laura Giordani dijo...

Hola José:

He leído sólo algunos de los trabajos de Arturo, más que nada por falta de tiempo ante una obra interminable de investigación en estos campos de más de 15 años (a pesar de que tenga 37!!) Puedes leer en su blog algunos de estos trabajos, a mí me ha gustado especialmente el De poesía y poetas: la otra lengua que ha sido publicado en el último número de la revista mexicana Crítica. Esta revista está muy bien: allí suelen escribir Eduardo Milán, Eduardo Moga, Raúl Zurita, Rocñio Cerón...hay algo de Gonzalo Rojas, también.

http://criticabuap.blogspot.com/

Como se trata del último número, el 130, no está aún subido su contenido a la red, solo la portada de la misma. Pero puedes encontrar el ensayo -eso creo- en el blog de Arturo. De todas maneras, en cuanto esté colgado en Crítica, haré un enlace desde este blog.

Gracias por tu lectura y ya coincidiremos en algún mediodía levantino de naranjos y soles.

Un abrazo.

Laura.

Laura Giordani dijo...

Y sí Víktor; hay que leer con detenimiento. Estamos acostumbrándonos al tiempo vertiginoso de lectura en los blogs que yo comparo a un chapoteo en vez de una inmersión en el otro. Dejar un comentario apresurado, dar fe de que uno se ha detenido, solo un momentito en esa rama para volar inmediatamente hacia otra. Ese es uno de los puntos que más me crean reserva respecto a la blogosfera, aunque cada uno puede regular sus tiempos y lecturas. Yo he optado por no proliferar tanto, ir a unos pocos lugares que me interesan, porque lo otro puede convertirse en una gran metástasis de relaciones y lecturas bastante epidérmica, superficial.

Las relecturas son totalmente necesarias, los regresos al texto y sobre todo: detención, generosidad.

Gracias por ofrecer ambas cosas, amigo.

Un abrazo.

Laura

Lola Torres Bañuls dijo...

Hola

Nada que el articulo hay que leerlo con tranquilidad.

Laura me he guardado también la dirección de la revista esa de Crítica de México.

Un saludando.

Este blog es muy interesante igual como el de Arturo y también el de Victor.

J.Garés Crespo dijo...

Estimado Arturo, totalmente de acuerdo, nadie puede pretender ser un Adan, todos somos el producto de una digestión, de cuanto hemos asimilado en interacción con lo que nuestro entorno cultural nos ofrece. Así se desarrolla toda ciencia, de manera que Einstein presupone a Newton como Lobachesvki a Euclides. La cuestión es que en tu ensayo se ve claramente que tienes mucho que decir respecto al discurso poético y probablemente porque coincidimos en mucho, me supo a poco tus aportaciones, pese a que asientas algunas y dejas entrever otras,y tal vez por eso me parecieron excesivas las citas de apoyo.
En cualquier caso, amigo, haré caso a Laura y volveré a disfrutar de tu trabajo en una necesaria relectura.
Sinceramente, enhorabuena.
Un abrazo cordial.

Stalker dijo...

Tan sólo dar las gracias por este artículo a su autor y a Laura por darlo a conocer.

Faltan más voces lúcidas, sensatas y penetrantes como Arturo...

Y ahora, a leer detenidamente, y a saborear, cómo no, un discurso tan bien ensamblado.

Abrazos

Arturo Borra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Arturo Borra dijo...

Laura: ya sabés cuánto agradezco tu apoyo íntimo y constante. Para mí es un aliciente y un bálsamo. ¿Cómo no sentirse un privilegiado cuando uno tiene ese reconocimiento auténtico?
Mil gracias entonces por darle espacio a estas reflexiones.

Víktor, ¿qué decirte amigo? Me acompañas y me apoyas como pocos, dando lugar a un diálogo que se fecundo y provechoso. Cuando algo así se produce, la gratitud es poca. Ante eso, queda la amistad profunda, y la alegría de estar.


También a vos Lola te agradezco de corazón tu acompañamiento constante y desinteresado, habida cuenta de mi escasa participación en la red. A pesar de eso, sabes acompañar estas palabras y no tengo más que agradecimiento.

Lo mismo vale para vos José, que me hacés una crítica que acepto de buena gana, porque es posible que tengas razón en cuanto a la proliferación de citas. Soy conciente que construir un equilibrio entre las voces de los otros y la propia no es nada fácil y tomo lo que me dices como un buen consejo.
Gracias otra vez.

Stalker: para mí también eres de esos lectores que da gusto tenerlo cerca. Lectores, obviamente, que también son escritores a quien leo, en los fragmentos que me llegan o a los que puedo acceder.
Como sea, me alegra tenerte por aquí, mostrando interés por estas lecturas que -lo sé- son bastante densas.
En cualquier caso, también gracias a vos.


Dicho lo cual, les envío un fuerte abrazo a todos y mi agradecimiento por el interés,
Arturo

tajalapiz dijo...

Numerosas pistas de reflexión que lanza en su denso artículo Arturo, me (le) pregunto por ejemplo acerca de las perspectivas dadas por el cambio de idioma, fenómeno cada vez más frecuente y más visible en este siglo de migraciones reales y omnipresencia virtual, ¿decimos en un idioma lo que decimos en otro? ¿a quién se dirige el texto? ¿quién está en el espejo?
Y para ahondar en el comentario de Laura acerca de los blogs (y muy de acuerdo que estoy acerca del mariposeo superficial que implican), ¿son un medio para la literatura?
Gracias a Laura por estos enlaces.
Un saludo (entrometido)