jueves, 13 de noviembre de 2008

Tres poemas de Arnaldo Calveyra




Descripción de un ángel

Despertada, la figura emerge del muro.
Impulso que ya es envión.

No demasiado alto, los pies trabados por un ladrillo, no terminan
de mostrarse, permiten adivinar la consistencia terrosa de los
vuelos.

Alas y muro, esa persistencia fugaz crepita ante mí y es una
víspera.

No ha de tardar la irrupción fascinante y decepcionante.

(1961).




Paisajes para la caída de Ícaro

Un lomo de humo
de pampa;
una lezna rota;
un rincón de aguas
podridas.
Un zaguán que mira al charco;
ese charco;
Shakespeare
que no se distrajo nunca;
una boca abierta
en homenaje al llanto.
Un muro podrido
de palabras;
un baldío y cadáveres;
púas en el vilo
del hilo
de cometa.
En el pueblo
nos quedamos
hasta tarde
aguzando el oído.

(1959)



A un aljibe visto en el campo

Las lluvias lo trajeron de no se sabe dónde,
y el pastizal lo mece ahora
entre los fierros
de la herradura para siempre suave.
Si se lo mira a lo hondo
es un patio lo que irradia,
pero es el agua
lo que le allega tiempo.
Se lo robó una lluvia
una mañana de tormenta,
pero no está cautivo,
puede mirarlo todo,
las víboras lo cuidan.

(1965)


(De "Estaciones en el día 25 de junio de 1966". En "Poesía reunida", Adriana Hidalgo editora, Buenos Aires, 2008.)



5 comentarios:

Ana Espinosa dijo...

Laura. Gracias por traer a este poeta que no conocía y merece la pena. Además decirte que tus composiciones son bellísimas, en ellas, tu delicadeza y sensibilidad en un blanco y negro lleno de color.

Laura Giordani dijo...

Ana: la belleza está en tu mirada y en tu corazón.

Te dejo en la buen compañía de Calveyra.

Un abrazo.

Laura.

Arturo Borra dijo...

Como vos, Laura, ansío esa antología de Calveyra. Acaso para ampliar las compañías, para construir diálogos que escapen a las reclusiones de la "nacionalidad" (que las hay, y muchas) y permitan, sobre todo, seguir habitando junto a otros, con su mirada que ayuda a vivir.
Gracias por este alumbrar regiones oscuras (aunque hermosas) de la poesía, aportando otros nombres.
Un abrazo,
Arturo

Anónimo dijo...

Hola muy lindo los poemas de Calveyra me encantaron.Me llamo Federico Espinosa acabo de abrir mi blog de poesia dejo la direccion por si quieren verlo http:/alasdearena.blogspot.com/

Laura Giordani dijo...

Hola Federico; gracias por tu paso por los poemas de Calveyra. He pasado a ver tu espacio de poesía y pinta muy bien. Ya nos iremos visitando.

Un saludo,

Laura.