jueves, 27 de marzo de 2008

Jardín- Arturo Borra




Sueño todo el día: nadie
me despierta.


No revolotean sobre mí
mariposas negras soñándome.


Sólo invento el jardín donde cada noche
pierdo el rostro.

explorar72

Blog de Arturo Borra

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
"Llueve en cada rincón de mí/
en cada región del otoño
que me cae sin saber bien
cómo puede el cielo desplomarse
sobre este cuerpo oscuro"
-------------------------------------------------------------------------------------------------------
Versos del poemario Umbrales del Naufragio, 2005.
-------------------------------------------------------------------------------------------------

9 comentarios:

Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...

que la lluvia ha llegado ya nos lo van diciendo las flores secas, a veces siempre es otoño
un poema precioso

Viktor Gómez dijo...

Ese poemario hay que verlo publicado. Antes de que su tinta se me disuelva en la sangre y enloquezca. Antes de que sus letras taponen mis ojos, arañen mi pecho, pidan espacio de amor.


Entiendo que tenga entre sus poetas actuales a los que acude a leer poesía el gran Enrique Falcón a Arturo Borra. Lo comparto.

Un abrazote

Viktor

Ana Espinosa dijo...

Hola Laura:

Preciosos, precisos poemas de Arturo, una belleza y la foto que has elegido, superior.

Un fuerte abrazo.
Grandes poemas.

Arturo Borra dijo...

A vuelo de pájaro, quería agradecerte Nuria tu lectura y tu comentario. (Por supuesto, otro tanto habría que decir de Laura, poeta y compañera de viaje, que da a conocer este otro costado de mi poética. Pero con ella lo arreglo de otra manera).

Gracias otra vez y un abrazo poético,
Arturo

Arturo

Arturo Borra dijo...

No sé bien cómo ni cuándo, Viktor, pero también uno desea que al fin los poemas vuelen, se transformen, abran un cobijo o un desamparo al otro. Porque nadie escribe sólo para sí. O no lo haría, al menos, a través de un arduo proceso de reescritura. Escribir es reescribir, y eso ocurre cuando al menos las trazas no se conforman
con la simple catarsis.
Pero ¿qué decirte amigo, si ya tu aliento es parte del día-a-día?
Ojalá, entonces, que nuestros jardines también puedan germinar en la mirada de los demás.
Y de Enrique habría que decir otro tanto.
Gratitud es lo que tengo y honor, ese extraño honor de saberse acompañado.
Otro abrazote,
Arturo

Viktor Gómez dijo...

Estando en marcha y con una sensación de avance
no cuesta mucho imaginar
ese momento posible y ya
cercano de ver textos de
Arturo Borra en papel. Y
ese día será muy hermoso,
compañero del alma, compa.

Tu Viktor

Laura Giordani dijo...

Nuria:

Este poema de Arturo también me parece hermoso, luz declinando en los párpados.

Bienvenida siempre aquí.

Laura.

Viktor Gómez dijo...

No se alza la letra sino la mirada se abaja para descubrir que el mundo arrodillado, el mundo con la carga de la ignominia y el dolor es un mundo que abraza y protege esta ardorosa escritura de Arturo, tan dada, tan en defensa de las flores heridas y los helechos tronchados por los machetes del desordenado presente. Machetes del insaciable presente. Machetes como viento del desierto.

Un beset

Viktor

Arturo Borra dijo...

Gracias otra vez Ana por habitar estos versos; lo mismo debo decir a ese otro compañero constante que es Viktor, quien sabe acompañar estas letras, dándoles vida.
Porque son los lectores (a menudo, también, escritores) quien hacen que la poesía no sea letra muerta; asignificancia, traza absurda.
Y habrá, desde ya, algún momento en que también nosotros podremos extender estos diálogos incluso a aquellos que ni siquiera nos conocen.
Va un abrazo fuerte para todos ustedes,
Arturo