lunes, 21 de enero de 2008

Presentación del libro: Decidme cómo es un árbol del poeta Marcos Ana- Presenta Enrique Falcón








Decidme cómo es un árbol

Memoria de la prisión y la vida

de

MARCOS ANA

Intervienen:
los poetas Marcos Ana y Enrique Falcón

Lunes 4 de febrero
a las 7.30 de la tarde

FÒRUM DE DEBATS
Aula Magna de la Universitat
C/ Nau
Valencia







Vivir para los demás es la mejor manera de vivir para uno mismo



Mi pecado es terrible:
quise llenar de estrellas
el corazón del hombre...




Quique Falcón será quien acompañe a Marcos Ana en la presentación de su libro.




Decidme cómo es un árbol -Memoria de la prisión y la vida- es el nuevo libro de Marcos Ana, con prólogo de José Saramago, que fue editado por Umbriel – Tabla Rasa. Barcelona. 2007.
En este libro Marcos Ana narra sus memorias, recuerdos y anécdotas que compartiremos con él en la presentación.



“Mi vida,
os la puedo contar en dos palabras:
Un patio.
Y un trocito de cielo
por donde a veces pasan
una nube perdida
y algún pájaro huyendo de sus alas”.

Marcos Ana (Ferando Macarro Castillo) nació en Aleonada, una pequeña aldea de Salamanca, en 1920, en el seno de una familia pobre de jornaleros del campo. Su vida ha estado marcada por una pasión constante en defensa de los oprimidos y desheredados y una entrega absoluta a su ideal. Desde su primera juventud, luchó del lado republicano, durante la guerra civil española. Al terminar ésta, en 1939, fue detenido, junto a millares de demócratas, y condenado a muerte. Permaneció encarcelado durante 23 años ininterrumpidos: toda su juventud y la mitad de su vida.

En esa Universidad dolorosa escribió los poemas que traspasaron las cárceles y llevaron su nombre a través del mundo, contribuyendo a desencadenar una campaña internacional de solidaridad en su favor.


Fue uno de los primeros presos políticos españoles defendidos por Amnistía Internacional.



Al ser liberado en 1961, Marcos Ana recorrió Europa y gran parte de América, siendo recibido en Parlamentos, Universidades y centenares de concentraciones populares, promoviendo y organizando la solidaridad con los presos políticos y sus familias y denunciando las prácticas fascistas que, por entonces, se realizaban en España.



Fundó y dirigió en París, hasta el final de la dictadura franquista, el Centro de Información y solidaridad con España (CISE), que presidió Picasso. Apoyado por personalidades de la cultura y la política europeas, este Centro organizó la defensa de los derechos humanos, la acción por la Amnistía general y la ayuda moral y material a todas las víctimas de la represión política.









Si llegáis ya tarde un día y encontráis frío mi cuerpo,
buscad en las soledades -del muro- mi testamento
al mundo le dejo todo, lo que tengo y lo que siento,
lo que he sido entre los míos, lo que soy, lo que sostengo
una bandera sin llanto
un amor, algunos versos
y en el medio de este patio -gris, desierto- mi grito,
como una estatua terrible y roja en el centro

6 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

Será un acto entrañable. Allí estaremos.

El libro lo he leído hace unos meses, por noviembre. Es muy curioso por la cantidad de anécdotas, referencias y esbozos que se apuntan en varias direcciones. La de la persona carcelaria, luego excarcelaria, siempre comprometida, soñadora y activa, que se moja hasta el cuello, que hace de la poesía respiración y habla, que organiza y ayuda a otros a mantenerse a flote, a resistir.

También es curioso entrever lo que es una organización clandestina, una estructura cuasifantasmal. Y además la sociedad europea, Española, Francesa, de los años previos a la muerte de Franco y posteriores, con una transición aún por desvelar en todos sus matices y pactos, en todas sus victorias y olvidos.

Iremos, ¿verdad?. Será un rato alucinante de historia, vida, poesía, conciencia.


Un beset

Viktor

Saiza dijo...

No puedo describir lo que senti al leer el libro de Marcos Ana, es como si en el reviviera los ultimos momentos de mi bisabuelo y las historias en silencio de mi abuelo y mi madre, es para mi un sueño el poder asistir a la presentación, y una ilusión escuchar al hombre entrañable que es Marcos Ana. Salud, Memoria Y libertad.
¡¡Alli estaremos!!

Laura Giordani dijo...

Hola Víktor:

La verdad es que hasta hace bien poquito no había leído nada de este poeta.

Creo que poesía y vida (si cabe establecer esta dualidad tan machacada) van en su quehacer
inextricablemente unidas, dando como resultado el perfume de la coherencia, el compromiso con la vida por encima del compromiso con la literatura.

Va a ser una alegria poder escucharle el próximo Lunes. Allí nos veremos.
Un abrazo, poeta.

Laura

Laura Giordani dijo...

Hola Saiza y bienvenida a este espacio. He entrado a tu blog y me ha parecido muy necesario. En Argentina el tema de la memoria histórica es bastante espinoso... Pero sabemos que sin justicia no puede haber paz posible.
A ver si nos vemos en el recital el Lunes 4.
Te dejo un abrazo grande y permíteme enlazar tu blog al mío.

Laura

Saiza dijo...

Gracias por tu mensaje en mi blog, y dejame decirte que es un placer que enlaces mi blog al tuyo; yo hare lo mismo. Muchas Gracias y espero nos conozcamos el Lunes. Salud, Memoria y Libertad.

Leonardo dijo...

¡Qué gusto encontrar en estas páginas a ese gran poeta que es Marcos Ana! Aunque no conozco muchos poemas suyos, me bastó uno, que solía estudiar con mis alumnos, para sentir algo tremendamente humano y profundo y universal en sus palabras. Seguro lo conoces, "mi casa y mi corazón", que considero como uno de los más bellos poemas en lengua española.

"Si salgo un día a la vida
mi casa no tendrá llaves:
siempre abierta, como el mar,
el sol y el aire.

Que entren la noche y el día,
y la lluvia azul, la tarde,
el rojo pan de la aurora;
La luna, mi dulce amante.

Que la amistad no detenga sus pasos en mis umbrales,
ni la golondrina el vuelo,
ni el amor sus labios. Nadie.

Mi casa y mi corazón
nunca cerrados: que pasen
los pájaros, los amigos,
el sol y el aire.

Un abrazo.