miércoles, 26 de septiembre de 2007

Un poema de Víktor Gómez



"No hay arte inocente todo camino quiere un fin
cada día su afán define cuando declina la luz
y nuestra silueta se recorta sobre un paisaje, frente al otro.
Se es lo que se da y lo que se pierde. La poesía puede ser una manera de ver
pero también un ciego situarse a la intemperie
en pos de lo ineficaz pero necesario.
A una técnica que aborde con precisión el misterio y con justeza lo real, quien se oriente así siempre tendra en su dactilográfica huella esa verdad rimbaudiana: Yo es otro."

http://viktorgomez.blogspot.com/


Este poema de Víktor Gómez está incluído en una serie de poemas intitulada "Contrarreputación" y que se incluye en el poemario El enemigo (historia del).



Un poema

A Carlos Piera


Antífona del revolver.
- Matairis -.

Racimos de niños
a los pies
llagados
de la noche.

Cegadora ira,
el yermo que inauguras
es la solitaria
celda
desde la que oigo
fusilar los tiernos
girasoles, los garantes lívidos
de la inocencia.

... gatillos que arañan azucenas.