jueves, 20 de septiembre de 2007

Las palabras -Laura Giordani





Todas las palabras que pronunciamos nos saldrán al encuentro; también esas no dichas se congregarán con sus alforjas vacuas. Nos orbitan, cobran vida con la repetición, recuerdan quiénes son en cuanto volvemos a pronunciarlas. Unas veces nos extravían como enjambre en la aldaba de los labios. Otras, alumbran los pasos.


Hadas, cálices, espadas, talismanes...cabalgadura del pensamiento. Son tantas y tantas que andan como legiones de huérfanas, prestándose abrigo. Se atraen, se repelen, se funden, pierden sus cabales cabalgando juntas, formando nubes invisibles.


Las más blancas se vuelven ángeles descendiendo como respuesta... Las hay homicidas, roncas y maldicientes como hachas.

También hay palabras de lenguas hundidas hace tiempo, sin boca que las rescate del mármol.


Para que la palabra transfigure, estremezca las raíces y los cráneos, debe manar del hontanar al que pocos se aventuran. Sólo ésa llevará el caudal primigenio, porque todo es silencio en la fuente. Y piedra madre pariendo agua.

¡Cuánto silencio aterrador prologando el rayo!


La palabra que surja de esos espacios recónditos, será magma para alzar un mundo.


Laura Giordani

1 comentario:

Viktor Gómez dijo...

Es el hombre la palabra misma que pronuncian sus manos, sus humores, su caligrafia, su silencio.
Es la palabra
nuestra traición a lo eterno o su irreductible defensa.
Me gusta asi unos versos de Calderon de la Barca desde los que me intento reafirmar día a día:

"Tuve amor,
tengo honor,
es todo cuanto se de mi".


Buen lunes,

Tu Viktor